Diario Basta!

Campesinos en campaña

Además, no olvidemos que en el campo no sólo se producen alimentos y existen recursos ambientales indispensables, sino que regresar al agro significa fortalecer una identidad cultural de la más alta calidad humana. Se va a preservar la gran diversidad biológica a impulsar prácticas agroecológicas que aumenten la productividad sin dañar a la naturaleza. No se permitirá la introducción y el uso de semillas transgénicas. Se cuidará la reserva de recursos bióticos. Se respetarán y apoyarán las prácticas econó- micas autogestivas tradicionales e innovadoras habituales entre indígenas y campesinos. Es más, se sembrarán un millón de hectáreas de árboles frutales y maderables en el sur-sureste del país, tanto para efectos de restauración ecológica como para generar empleos. También se fomentará la actividad pesquera para mejorar las condiciones de vida de las comunidades costeras y ribereñas del país. Como dijera Luis Spota: Casi el Paraíso es lo que ofrece AMLO a los campesinos e indígenas que llevan años en la marginación. Con estas promesas ha recorrido varias veces la República Mexicana. Su discurso se conoce y muchos lo reciben con agrado. Hasta darse cuenta que con sus acciones –y eso que todavía no gana– mata las esperanzas. Basta el ejemplo de un tema que afecta a los productores: el uso de los organismos genéticamente modificados que El Peje anuncia que no se permitirán. Nada más que en su posible gabinete ha colocado a Víctor Villalobos en la Secretaría de Agricultura, sin meditar que es el principal promotor de los transgénicos, tal vez un infiltrado de la poderosa Monsanto que quiere la destrucción del maíz mexicano, del que viven millones de minifundistas productores del autoconsumo. Hecho que, de acuerdo con los especialistas, acaba con todo lo relacionado a la tierra. Niño indígena mascota electoral del Movimiento Naranja, nació con el nombre de Convergencia para la Democracia hace 30 años y siempre ha estado encabezado por Dante Delgado Rannauro, que bajo las siglas del PRI fue gobernador de Veracruz y estuvo preso en 1996 durante 15 meses en el penal de Pacho Viejo por daños al erario público, superiores a los 450 millones de pesos. Salió libre gracias a la prescripción del delito. Desde junio de 2011, el instituto que hoy preside es nombrado Movimiento Ciudadano, al que se ubica en la corriente de la Social Democracia. Se le conoce más con el sinónimo de Movimiento Naranja, el que utiliza a un niño indígena como su principal promotor en los medios, a través de un estribillo que de tanto repetirse causa hartazgo por muy simpático que se vea a Yuawi López.