Ciudad de México. – La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ordenó la destitución y consignación de los integrantes de los ayuntamientos de Tlacotepec de Benito Juárez, Puebla y Coacalco de Berrioozal, Estado de México.

La SCJN consideró que en ambos casos se incurrió en el delito de desacato a una orden judicial por lo que cada uno de los destituidos podría ser sentenciado hasta 10 años de prisión.

“Esto no es una determinación optativa para la Suprema Corte, es una obligación que la Constitución nos impone, de sancionar y destituir a los funcionarios conforme al artículo 107, fracción 16 de la Constitución”

 

Luis María Aguilar, Presidente Ministro de la SCJN mencionó

 

En el primer caso el ministro Eduardo Median Mora indicó
“Tanto el presidente municipal como los integrantes del cabildo conocen plenamente la obligación de cumplir la sentencia en los términos fijados por la Suprema Corte y no lo han realizado, por lo que han omitido cumplir con la sentencia de amparo y la resolución de este Alto Tribunal en torno al cumplimiento sustituto”

 

Por ello, ordenaron separar del encargo y consignar ante el juez a todos los integrantes del cabildo, encabezados por el presidente municipal Pablo Pérez Maceda.

En el segundo caso, la ministra Norma Lucía Piña, ordenó la destitución de los integrantes del ayuntamiento de Coacalco, encabezados por el presidente municipal priista Erwin Javier Castelán Enríquez y el de su antecesor David Sánchez Isidro; por Incidente de Inejecución de sentencia de un proceso laboral por un despido injustificado.

 

Por último la ministro agrego “Dado la omisión de las autoridades de cumplir con el fallo protector en los términos que se establecieron y seguido el procedimiento de ejecución, se propone ya la aplicación de la sanción”