La fórmula perfecta

Con doblete del chileno Castillo y un gol de Matías Alustiza, Pumas derrotó de manera más o menos fácil al Atlas en CU

49

Ciudad de México.– Nicolás Castillo pareciera que es un tipo hecho para el gol, pero ahora cuenta con la complicidad de un tal Chavo, de nombre Matías Alustiza, con
quien se alió para darle un nuevo triunfo a los Pumas, 3-1 ante el Atlas que, a la contra, es un desastre.

El andino marcó dos tantos, pero además le regaló un dulce al ‘11’ azul y oro, quien sólo tuvo que ponerle el pie a la redonda para darle dirección de red y estrenarse de forma oficial reventando redes, con la elástica unamita.

A LA BOLSA

Después de una voltereta espectacular en el Estadio Hidalgo ante el Pachuca, a partir de que David Patiño hizo algunas modificaciones para el segundo tiempo, aludir a la lógica parecía lo correcto.

Y es que el técnico de los felinos, al final se la jugó con el equipo que parecía el más fuerte, tomando el riesgo que implicaba mandar una formación netamente
ofensiva.

Con tres hombres en punta, ante unos rojinegros que mostraron poca idea, muy pronto
llegaron los frutos, y además los festejos estuvieron a la orden
del día.

Al minuto seis, cuando el equipo contrario parecía apenas aclimatarse y acomodarse, éste
fue sorprendido y enseguida pagó caro su desconcentración. Un pase largo del tabasqueño Jesús Gallardo para Nico dejó al sudamericano solo y de frente al portero, también chileno, Cristopher Toselli.

El ‘30’ de los de casa no tuvo mayor problema para definir ante la salida de su paisano, quien no la pasó nada bien en su primera visita a territorio citadino.

La casa, antes de relajarse o echarse a la hamaca, siguió insistiendo y por supuesto esto fue en beneficio de su tribuna, que se deleitó con algunas buenas pinceladas.

Y fue al 33’, ante la pasividad de un conjunto tapatío al que le costaba llegar al marco enemigo, que vino el segundo de la tarde dominical para el cuadro capitalino.

Jaine Stiven Barreiro quiso dominar el esférico, pero antes le rebotó y sirvió para Castillo,
quien se perfiló al área para después asistir a Alustiza, quien tuvo su remojo como goleador unamita.

DOS MÁS

En la reanudación, El Profe José Guadalupe Cruz, estratega atlista, mandó a Serge
Patrick Njoh Soko y a Ulises Cardona, lo que de alguna manera le dio posesión, aunque siempre falto de fineza ante el marco de Alfredo Saldívar, quien apenas comenzaba a inquietarse.

De hecho, en la más clara, Milton Caraglio voló su intento, porque en las demás acciones en que pudo tocar la puerta, las decisiones fueron incorrectas.

A la inversa, con el contragolpe cantado para Universidad, Toselli tuvo al menos dos buenas atajadas para alargar un duelo en el que sus compañeros no parecían cómodos.

Y, justo cuando la visita parecía vivir su mejor momento, Nico fue derribado dentro del área, por lo que el árbitro, César Arturo Ramos, marcó penalti, que el mismo delantero chileno se encargó de cobrar, engañando al guardameta de los zorros.

Con los tres puntos en la bolsa, el estratega de la escuadra universitaria mandó al terreno
a Rodrigo González por Alejandro Arribas.

Al 76’, luego de una falta en los linderos del área, el volante inglés Ravel Ryan Morrison se encargó de cobrar el tiro libre y mandar la de gajos al ángulo, lejos del alcance del Pollo Saldívar, quien con su vuelo hizo que la jugada fuera más espectacular.

Con esto, gracias a sus dos tipos de cuidado, que parecen la fórmula perfecta en ofensiva, Pumas hiló dos triunfos, casi un año después de su última vez.