Diario Basta!

Campesinos en campaña

En diciembre de 2011, diputados enardecidos de la Confederación Nacional Campesina no tuvieron de otra que tomar la tribuna de San Lázaro, inconformes con el dictamen del Presupuesto de Egresos de la Federación 2012. La inconformidad duró horas. Pedían 10 mil millones de pesos más a los 44 mil millones ofrecidos por el gobierno panista de Felipe Calderón Hinojosa.

La Cámara baja se encontraba cercada por cientos de campesinos cenecistas que llegaron hasta la sede legislativa de distintos puntos de la República. Aunque el PRI recuperaría el gobierno meses después, el presidente de la Mesa Directiva era Emilio Chuayffet, quien acusó a sus compañeros de partido de “violentos”. La coordinación parlamentaria priísta estaba a cargo de Francisco Rojas, con el que hubo manoteos y hasta mentadas de madre.

Con su lucha y actitud, los de la CNC se ganaron pronto el apoyo de los demás partidos. El duranguense Oscar Barrón García fue claro al acusar de la situación a los titulares de la Sagarpa y de la SHCP. Gerardo Sánchez García dirigía a la Campesina; el presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería, Cruz López Aguilar, era su antecesor, y el enemigo entonces se desempeñaba como secretario de Hacienda y Crédito Público: José Antonio Meade Kuribreña. Sí, el mismo que sin estar afiliado a ese instituto político es el candidato del PRI a la Presidencia de la República y que estuvo el pasado 6 de enero en la Casa del Agrarista, donde fue el invitado especial a la conmemoración de la Ley Agraria del 6 de enero de 1915.

Ahí reconoció que el campesino sabe que la tierra sin crédito no produce y que en esa lucha siempre ha estado la CNC; que los campiranos le han cumplido al país, que trabajan duro, que le echan ganas; pero que necesitan capacitación y una política agropecuaria regional. Luego se refirió al tema del día –y de siempre– que es el derecho a la tierra que tienen los trabajadores del campo y el de darle certeza a su tenencia. Propiedad que fue amenazada en 1992 con las reformas de Salinas al Artículo 27 Constitucional, aunque desde antes los extranjeros se han ido apoderando de lo nacional a través de concesiones otorgadas por la tecnocracia, las que comprenden poco más de la mitad del territorio nacional incluyendo el subsuelo y lo que nos toca de mar.

Ante el campesinado cenecista, Meade dijo que México es un país que se reconoce por su campo. Si somos lo que comemos, el mundo es cada vez más mexicano.