Morenos, en un lío

30
Galileo Galilei

Menudo lío en que se encuentran los morenos, pues aparte de que no levanta la campaña de Claudia Sheinbaum como precandidata a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, ahora tendrán que explicar vía la justicia, cómo es que entre sus filas operan golpeadores a sueldo para auto agredirse, pero lo más grave es que hasta un personaje de origen cubano se encuentra involucrado en la gresca originada el pasado tres de enero cuando la ex jefa delegacional en Tlalpan, realizaba un acto político.

Y más les vale a los morenos aclarar todas las acusaciones que les hacen los perredistas para no dejar a dudas de que solo se quieren victimizar para avanzar en las preferencias electorales de los capitalinos. Si esa es la estrategia de los morenos, victimizarse para ganar simpatías y puestos de elección popular en la capital de la República, más les vale cambiar, porque aún falta mucho trecho para el primero de julio y los capitalinos que cada día están más politizados no se dejaran convencer a las primeras de cambio.

Sin embargo, por el lado de los amarillos, tampoco son peritas en dulce. Deberán cambiar sus formas de gobierno y repartición del pastel político si no quieren el próximo primero de julio ser despojados de la jefatura de Gobierno y de las seis delegaciones y/ o alcaldías que aun gobiernan.

Los capitalinos ya están cansados y hartos de los caciques y parejas imperiales en Álvaro Obregón, Coyoacán, Iztacalco y Gustavo A. Madero, quieren cambios y si los amarillos no lo hacen, con su voto buscaran otras opciones. Entonces quienes han gobernado la Ciudad de México durante 21 años, o cambian o los hacen cambiar. Última llamada.

VA CON TODO

Resulta que Alfredo Hernández Raigosa renunció el lunes pasado como Subsecretario de Movilidad para ir con todo en busca de la candidatura a la alcaldía de Iztapalapa. Para nadie es un secreto que el “camarón” conoce mejor que nadie el territorio de la delegación Iztapalapa y por lo tanto sería el mejor candidato para hacerle frente al mesías tropical y su claque, para retener en las filas amarillas la cereza del pastel, como se le conoce a esta demarcación, por el número de habitantes y el presupuesto millonario que maneja anualmente para atender las demandas ciudadanas. Esperemos que no haya equivocaciones.