Cuidado con lo que le cuentas a tu jefe

36

Una relación y buena comunicación con tu jefe puede abrirte infinidad de puertas para alcanzar el éxito, pero si no lo haces con conciencia puedes tener consecuencias poco favorables. Por más amable y cómodo que sea tu ambiente de trabajo, compartir mucha información de ti misma no siempre será una buena idea.

>> TUS PROBLEMAS DE PAREJA Si pasas por un rompimiento o separación muy dura, poner una buena cara en el trabajo podría ser casi imposible. Sin embargo, deberías permanecer con una actitud profesional todo el tiempo. Aunque no será lo más fácil, es importante que tu jefe no vea tanta vulnerabilidad.

>> TU SALUD MENTAL La gente tiene muchos problemas para hablar sobre su salud mental en el trabajo. Por una parte, es algo muy personal y, por otra, podría ser un arma de doble filo. Hay gente que cree que es importante compartirlo, pero lo ideal sería evaluar el ambiente laboral y ver cuál sería el impacto de tu salud mental en tu trabajo.

>> SITUACIONES ESTRESANTES QUE SUCEDEN FUERA DEL TRABAJO Los retos personales, como problemas familiares o románticos, deberían quedarse fuera de la oficina. Es difícil separar tu vida personal con la laboral, pero es imprescindible. A menos de que creas que estos problemas están afectando tu trabajo, tu jefe no debería conocer los detalles más íntimos de tus relaciones interpersonales.

>> SI ESTÁS BUSCANDO UN NUEVO TRABAJO Cuando consideres cambiar de empleo, podrías sentir la tentación de decírselo a tu jefe o a tus compañeros de trabajo. Aunque la honestidad es una virtud, en este escenario deberías permanecer callada. Comparte esta información cuando tengas una nueva propuesta que quieras aceptar. De otra forma, podrías encontrarte en una situación peligrosa.

>> LO QUE DE VERDAD PIENSAS DE TUS COMPAÑEROS DE TRABAJO A menos de que te lo pregunten directamente (y aun así), lo más inteligente será guardar tus opiniones personales para ti misma. Atente a los hechos cuando tengas que hablar con tu jefe sobre tus compañeros de trabajo.

>> NO TENER COMENTARIOS No hay nada más desmotivante para un jefe que rodearse de personas que nunca tengan comentarios, ni positivos ni negativos. Una cosa es ser un eterno opuesto que siempre discrepa de los demás, pero otra muy diferente es ser un sumiso que nunca tiene comentarios. Un buen jefe quiere rodearse de un buen equipo, y para lograrlo hace falta gente que se anime a decir y hacer.