Frente en contra de AMLO

27

Si bien tres candidatos presidenciales, respaldados por diversos partidos políticos, están en sus respectivos procesos de pre-campaña, lo que hemos visto hasta ahora es que la agenda pública de dichas campañas, la lleva Andrés Manuel López Obrador.

Sus declaraciones respecto al modelo educativo, la presentación de su pre-gabinete, su programa de seguridad y todo lo que se le ocurra al tabasqueño, como echar abajo el gasolinazo, de inmediato generan reacciones, algunas de ellas virulentas e irracionales por parte de sus contrincantes y dirigentes de partidos que ya no saben qué hacer con “ya saben quién”.

Pero más allá de que López Obrador le caiga bien o no a un número importante de mexicanos que por supuesto no votarán por él, hay importantes núcleos sociales que lo están respaldando. Ahora, la novedad es que sus opositores ya no lo acusan de mesiánico, sino de ser un falso profeta que perdona y otorga amnistía por decreto en favor de delincuentes y corruptos.

López Obrador es de carne y hueso. Así como comete errores, tiene también muchos aciertos y a lo largo de los años ha logrado convencer a personajes de la derecha y del centro, que es una verdadera opción, de lograr un cambio verdadero y de que los más pobres sean favorecidos con sus programas sociales.

Pero la verdad es que ni López Obrador ni José Antonio Meade ni Ricardo Añaya, ni tampoco Margarita Zavala y los demás independientes, han logrado interesar a un importante sector de la población, que va de los 18 a los 38 años de edad. Este segmento, mileniun o nini o como se llame, es el que va a decidir la elección.

Si alguno de los candidatos, utilizando redes sociales, organizando eventos y haciendo propuestas a este importante sector de la población y que demanda trabajos bien renumerados, seguridad social, créditos, educación y respaldo social, logra convencerlos, ese será quien gane la Presidencia de la República.

Si López Obrador decide no debatir con sus contrincantes, pues está en su derecho, porque tanto José Antonio Meade como Ricardo Anaya son los que requieren subirse al escenario para denostar o criticar las propuestas lopezobradorcistas.

No creo que un Presidente de la República, con aproximadamente 30 por ciento de los votos totales, pueda gobernar. Es necesario implementar la segunda vuelta y lograr acuerdos con las otras fuerzas políticas que pudieran tener mayoría en el Congreso de la Unión para que las cosas caminen sin contratiempos