Logra rehabilitar y rehacer su vida: Rafael Amaya

El actor por fin pudo salir de su adicción a las drogas y al alcohol, quiere llevar una vida tranquila

693

@armandoreporter

Rafael Amaya supo cómo salir de sus adicciones al alcohol y a las drogas y mantener un lugar en el mundo del espectáculo, a pesar de que Aurelio Casillas, personaje que realizó en la serie El Señor de los Cielos, lo catapultó a la popularidad y fortuna, pero también a la desgracia personal, pues sin darse cuenta cayó en el consumo de estupefacientes, de los que para su fortuna pudo y supo atender en tiempo para salir de las garras de los vicios nocivos para su salud.

El joven Agustín Larios, en exclusiva para BASTA!, narra la noche que vivió en un table dance en dónde conoció y convivió con Rafael Amaya y la cual califica como la fiesta de su vida y la última llena de excesos para el famoso actor.

“Me encontré a Rafael Amaya en un table dance, aquí en la CDMX un jueves y aunque nos conocimos y convivimos, no lo he vuelto a ver porque no nos dimos los teléfonos, pero lo que unos amigos vivimos con él es inolvidable. Él comentó que ya no iba a beber y a meterse nada y que era una despedida de los vicios, de la maldad. Esa noche él estuvo con 5 chavas del lugar, las más hermosas fueron para Rafael, con todas tuvo relaciones sexuales y él solito se bebió una botella de whisky Buchanan’s 18 años y estuvo consumiendo drogas en el lugar, sin que nadie le dijera nada, nosotros por convivir con el actor de moda nos fuimos un día después, pero luego nos enteramos que él aguantó tres días de fiesta”, reveló Agustín, quien conviviera más de 48 horas con Rafa Amaya.

Mi personaje
en El Señor de
los Cielos, exige
mucho, esta profesión
exige mucho y a mí me
gusta hacer las cosas
bien y ser un gran
profesional”.
Rafael Amaya
Actor

 

Detalla como un amigo de Rafael le platica que el actor ya está rehabilitado. “No he hablado con él, pero sí con uno de sus amigos, quien asegura estar feliz de que Rafael se haya rehabilitado y de que cumplió su palabra. Ese amigo me platicó que el personaje de Aurelio Casillas orilló al actor a hundirse en una vida rodeada de amistades falsas que le hacían fiestas, en las cuales lo rodeaban de drogas para después intentar dejarlo, pero se dio cuenta del poder que el alcohol y las drogas tenían en él y es por eso que se fue a una clínica a la Ciudad de México, una que le pagó un compadre de él que es cantante, donde consiguió frenar el consumo de lo que para sus amigos, lo llevaría a la perdición”.

Les pidieron borrar fotos de sus celulares para no evidenciar los excesos en esa noche. “Su compadre me comentó que yo podía platicar cosas de lo bien que la pasamos, pero que por favor por nada del mundo fuera a mostrar fotos tomadas en el lugar porque había sido una noche de loquera, en la que todos participamos y de caballeros para nadie era bueno salir afectado, así que todos acordamos borrar las imágenes y no hablar de los detalles de esa fiesta, que para nosotros duró dos día y para él tres. Ese amigo hizo énfasis en que Rafael nunca ha hablado de sus adicciones y no desea hacerlo porque cree que es asunto de él y a nadie le incumbe, así que es lo único que te puedo contar, los detalles a lo mejor él los cuenta algún día”, finalizó el joven Agustín Larios.