Arranca el año con el pie derecho

4502
Alex Kaffie

Twitter/@KaffieVillano

Cynthia Rodríguez comienza el año trabajando. Sí, la bella dama justo hoy inicia las grabaciones de Educando a Nina, telenovela que próximamente estrena TV Azteca. Tras haber protagonizado Las Malcriadas (que de hecho sigue al aire), la exalumna de La academia seguirá metida en los foros de grabación. En Twitter dijo que muy pronto contaría del nuevo proyecto, pero yo me le adelanté.

SE LEVANTA EL TELÓN
El primer estreno teatral del año ocurrirá el próximo día 19. Esa es la fecha en que sube el telón la puesta DIOS mío, ¡hazme viuda por favor! una comedia protagonizada por Helena Rojo, Rebecca Jones, Sherlyn, Ivonne Montero y Paulina Goto. Me causa expectación ver la versión teatral del libro escrito por la panista Josefina Vázquez Mota quien de hecho ha prometido asistir al estreno.

TERMINA Y COMIENZA
La productora Giselle González se encuentra grabando los últimos capítulos de Caer en Fornicación (Caer en Tentación). Descansará poco, pues Televisa le ha asignado una nueva telenovela que sé comenzará a grabarse en abril. Por ende apenas se va a tomar unos días para pasar página y cambiar el chip.

SIGUE LA EUFORIA DE LAS SERIES BIOGRÁFICAS
Continúa el boom de las bioseries. Sí, la fiebre por las series inspiradas en la vida de personajes reales sigue en boga. Por eso en Telemundo ya preparan la serie biográfica de Fidel Castro. Y el nombre de Matías Novoa suena fuerte para personificarlo en su etapa joven y madura.

DESCONTENTA
Fernanda Castillo ha mostrado inconformidad en las grabaciones de la serie Enemigo Íntimo. Reclama que su personaje, sus escenas y diálogos no están al nivel de lo que le prometieron. “Me sacaron de El señor de los cielos para venir a protagonizar esta serie, ¡mi serie!, ¡mi proyecto!, pero lo que he grabado no me tiene satisfecha”, les dijo en Telemundo. Y es que, me cuentan, las escenas de mejor lucimiento actoral han recaído en Raúl Méndez, su compañero protagonista. Eso tiene muy a disgusto a la actriz.

ERRORES, HERROREZ Y HORRORES
Le informo a Gabriel Cuevas que en el idioma español, a diferencia del inglés, el signo de apertura es obligatorio.


¡Torpe!

Lo mismo le informo a Furris Gilbert, que además de omitir los signos de apertura no sabe el uso correcto de ‘a’ (preposición), ‘ha’ (del verbo haber) y ‘ah’ (interjección que denota sorpresa, admiración o pena).

¡Burro!

Por hoy BASTA. Nos leemos el sábado que viene.