Sólo el árbitro vio pecho

Los Diablos Rojos del Toluca y las Chivas Rayadas del Guadalajara empataron en su debut en el Clausura 2018, con polémica arbitral incluida

55
Foto: Imago7/Luis Onofre

Toluca, Estado de México.– Desde temprana hora las inmediaciones del Estadio Nemesio Díez se pintaron de rojo y blanco, en una postal atípica para un domingo por la mañana en Toluca, donde el escarlata predomina normalmente a los alrededores de la capital del Estado de México, que en esta ocasión fue invadida por una ola de camisetas rayadas con rojo y blanco, que se dieron cita para apoyar a las Chivas, que empataron 1-1 con los Diablos en el primer partido de estas escuadras en el Clausura 2018.

A diferencia de su fiel, que ocupó el 40 por ciento aproximadamente de la famosa Bombonera, el conjunto que dirige Matías Almeyda se presentó con un uniforme distinto, playera color verde, así como el short y medias en blanco, muy similar a la indumentaria que la Selección Mexicana ha utilizado en distintos compromisos, así el conjunto más mexicano del país, se vistió honrando su filosofía de contar con jugadores netamente nacionales.

DE CHILENA

Ambos equipos saltaron al campo sin guardarse nada, las aproximaciones en ambas porterías no cesaron durante la primera media hora del encuentro, primero fueron los de casa, que a través de Pablo Barrientos pusieron en predicamentos a la zaga tapatía con un remate a pase de Rubens Sambueza, que tapó Rodolfo Cota con una atinada intervención; a pesar del susto, el árbitro asistente ya había levantado su banderín para indicar un fuera de lugar previo.

Foto: Imago7/Alejandra Suárez

Los del Estado de México no cesaron en su intento por abrir el marcador, pero en esta ocasión el travesaño se los impidió dos veces, primero ante el remate de Leonel López desde las afueras del área, y después en el contrarremate de chilena de Fernando Uribe, que volvió a impactar el poste superior para salvar a Cota, que ya había sido superado.

Las Chivas no se quedaron atrás y generaron peligro sobre la cabaña de Luis García con un remate de Javier López, tras un desborde de Rodolfo Pizarro, que se fue apenas desviado del arco.

El propio Pizarro, que fue una pesadilla por la banda izquierda para la defensa rival, tuvo su oportunidad al encontrar un esférico a las afueras del área, que sin dudarlo fue rematado por el extuzo; sin embargo, su envío se fue por un costado.

Fueron los mejores momentos de la primera mitad, el encuentro se convirtió en una ida y vuelta constante entre las áreas, Barrientos desbordó por la banda de la izquierda y recortó hacia el centro para observar la lllegada de López, a quien le sirvió; el número ‘17’ de los choriceros remató, pero sin dirección de portería, para su mala fortuna.

Por parte del chiverío, Edwin Hernández desaprovechó en un disparo con derecha dentro del área que rasuró el poste izquierdo de la portería de García.

De nuevo los Diablos se fueron al frente en una descolgada por la banda que permitió a Leonel habilitar a Uribe, que controló la redonda con el pecho y, ante la imposibilidad de rematar, sirvió de espaldas para Alexis Vega, que con una chilena, poco ortodoxa, pero efectiva, perforó las redes de Cota, no sin antes golpear el poste derecho para levantar a la fanaticada de rojo de sus asientos con el grito de gol.

A partir del tanto toluqueño las revoluciones fueron disminuyendo de a poco, hasta que antes de finalizar la primera mitad, Hedgardo Marín remató un servicio de La Chofis, que fue atajado por el cancerbero García.

MANITA ARBITRAL

Pablo Barrientos se perdió la primera clara para los de casa en el complemento, al rematar un pase franco de Rubens Sambueza.

El viejo adagio reza que gol fallado, gol en contra, por lo que instantes después, Javier López, quien tuvo uno de sus mejores partidos vestido como rojiblanco, recibió dentro del área, se dio la media vuelta y definió ante la salida de García para clavar el empate, ayudado por una mano que el árbitro del partido, Óscar Macías, no observó, a pesar de los reclamos de la parcialidad escarlata.

El conjunto que en esta ocasión vistió de verde se plantó mejor en un terreno de juego muy afectado por la temporada de fríos en la capital mexiquense, y frenó a un conjunto endiablado con mucho ímpetu y escasas ideas, muy similar al del torneo pasado.

El Pitu Barrientos lo intentó por derecha y Sambueza por izquierda, pero poco pudieron hacer para generar mayor sensación de peligro en la cabaña de Rodolfo Cota, los ingresos de Alexis Canelo y el de Luis Quiñones, que debutó con la casaca roja, no resolvieron la inoperancia ofensiva que presentó el cuadro anfitrión en la segunda parte.

El mismo Quiñones se perdió su primera oportunidad de convertirse en héroe al rematar un pase de Barrientos dentro del área, para mandar el balón a la tribuna.

La polémica volvió a parecer a minutos del final, cuando Sambueza se internó en el área y fue derribado antes de enfrentar a Cota, pero de nueva cuenta el nazareno hizo caso omiso de los reclamos locales que pedían un penalti a favor.

Un disparo lejano de Rubens que tomó dirección hacia las gradas, fue el colofón de un partido que inició con un gran sabor de boca, con aproximaciones de ambos equipos, pero que en la recta final decepcionó al respetable que llenó el inmueble toluqueño.

DATO
UN INFIERNO
Las Chivas no logran vencer al Toluca en el Nemesio Díez desde el Clausura 2011, cuando lo hicieron 1-2.