¿Tienes un marido muppie?

5776
Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Esos que explican y comparten todo lo que hacen en las redes sociales, hacen deporte y comen sano, es la nueva generación muppies.

La escritora Michelle Miller acuñó este término para referirse a los jóvenes entre 25 y 35 años que comparten estos hábitos.

Ella también asegura que se pasan buceando al menos una hora al día en internet, otra media hora la ocupan en hacer compras on line y 3/4 del día planeando qué van a comer el día siguiente. Buscan un trabajo que los satisfaga y se cuidan mucho físicamente.

Quizás su marido o pareja no pertenezca a esta generación, usted tampoco. Yo no, por ejemplo. Mi marido, menos. Pero tengo que reconocer que ambos, a pesar de la diferencia de edad, invertimos al menos una hora de nuestras vidas en bucear, como le llama la escritora que aquí cito, cuando uno pasa tiempo en internet.

Leo periódicos online, encuentro muchísimos artículos interesantes de cualquier índole, paso tiempo también en redes sociales, etc. Nunca me hubiera imaginado entrar a un mundo donde encuentro tanto placer. De veras que me encanta meterme en mi celular a cada rato. Y mi marido está igual.

Hemos tenido que hablar del tema para ponernos de acuerdo, porque más de una vez en viajes, cenas, convivios familiares, etc., estábamos cada quien en su cel. Es más, ahora mi hija a cada rato me pide que le ponga en mi teléfono bebés con papillitas y podemos estar mirando una hora las dos como los que tienen canales en YouTube, explican paso a paso el funcionamiento de cada muñeca o bebé que van sacando las famosas marcas de juguetes. Es muy entretenido.

Entonces, aquí el punto es reconocer en su relación de pareja, qué tanto están haciéndola del muppie o muppeando. Mucho cuidado si están dejando de convivir entre ustedes para cada quien agarrar su celular. Yo le aconsejo que, si es su caso, ponga en su lista de propósitos de Año Nuevo, en qué momentos va a consumir la hora al día en internet. De que lo hacemos y es entretenido, lo es. Entonces, no hay que pasar menos tiempo, más bien es habituarse a hacerlo en horarios que no le quitemos tiempo a los nuestros por convivir con el mundo que encontramos en el celular.

Este tiempo que pasamos absortos, metidos en un aparato telefónico, es tiempo que puede probar un distanciamiento con nuestra pareja. ¿Está casada con un muppie? Si su marido hace ejercicio y cuida la dieta y tiene un trabajo que lo satisface, qué maravilla. La felicito. Pero si está pasando una hora en internet en su cara, mientras usted se muere por platicarle cómo le fue en el día, entonces deben de tocar el punto y llegar a un acuerdo. ¿Será que todos somos un poco muppies o seguimos perteneciendo a la Generación Z? Échele ojo a los hábitos que tiene con su aparato telefónico. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.