El Peje y La Güera

106
Eduardo Betancourt

El Peje, desde hace mucho tiempo abandonó su nombre, prefiere utilizar el de pejelagarto; sin duda le agrada el apodo y necesariamente se identifica con el. En la misma dimensión está el otrora secretario de Seguridad Pública con Fox, véase la relación “Fox-peje”. Un sujeto al que le gusta le digan La güera. De esta manera de tiempo atrás mantienen una íntima amistad.

Al iniciar el sexenio de Fox, donde la inmoralidad, la corrupción y los malos tratos fueron la constante, el Peje le pidió a la güera continuara como secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, pero “la güera” prefirió irse con Fox, de quien dijo habían sido compañeros de escuela, pero nunca dijo de cuál.

“El peje” y “la güera” se quieren mucho, la mejor prueba de ello es que los hijos de el Peje estudiaron sin pagar, nunca becados ya que fueron pésimos estudiantes, en la escuela de la que se apoderó la güera hace muchos ayeres. Nótese lo contradictorio de el Peje, su esposa murió en un hospital del Seguro Social, porque el Peje dijo que nunca la llevaría a Estados Unidos de América, ya que carecía de dinero, cuando la verdad es que no le importó mucho; en cambio, el Peje nunca tuvo empacho en que sus hijos estudiaran en la Universidad de la güera, ciento por ciento “pirruris”.

La güera, es conocida junto con el Peje de ser sujetos que solo los impulsa el odio, el sentido destructivo y la venganza. La güera se ha visto envuelta cotidianamente en pleitos, siendo el más reciente donde acusa al Gobernador del Estado de México y su suegra de que mataran a su hermano Federico, notemos, con que sed de venganza regresa al ambiente político la terrible güera, quien ha sido un abusador del poder, corrupto a mas no poder y si en esto hay duda, que se lo pregunten a Marta Sahagún de Fox, a quien le entregaba regalos multimillonarios, no solo eso, la güera también tuvo un sinnúmero de pillerías cuando fue Secretario de Seguridad Publica de Fox, donde compró aviones inservibles a Mexicana de Aviación y pagó cantidades exorbitantes por ellos; de igual manera cuando adquirió chalecos blindados a Inglaterra, que estaban totalmente inservibles y viejos. La güera es un pájaro de cuenta en eso del dinero mal habido, y sin más “el peje” lo revive para ser encargado de la Seguridad Nacional. Sobre las venganzas y odios de La güera puede dar muy buena cuenta la gran señora como lo es Silvia Pinal, a quien persiguió según afirman por cuestiones inconfesables, donde estuvo involucrado un joven actor del agrado de La güera.

Por suerte bien sabemos que el Peje nunca portará en su pecho la Bandera Nacional. Es un tipo amorfo, ajeno al patriotismo, lleno de mentiras y contradicciones, con una clara ausencia de ideología que simplemente lo hace impresentable.