¡Dile sí a comer queso!

42

El queso es el producto favorito de los mexicanos, pues se produce en gran variedad de formas, texturas y sabores. El queso es consumido lo mismo como alimento dietético que utilizado como ingrediente gourmet.

BENEFICIOS

»» Alto valor nutritivo

»» El queso es rico en nutrimentos inorgánicos como calcio, fósforo, selenio y zinc, así como en vitaminas A, D y B12. Las guías alimentarias recomiendan consumir de 2 a 3 porciones de lácteos por día.

»» Ayuda a mantener sanos los huesos

»» El calcio es un mineral indispensable en la alimentación de cualquier persona en todas las etapas de la vida, no solo durante la infancia. El queso además de calcio, aporta fósforo y vitamina D, nutrimentos que en conjunto evitan la degeneración ósea.

»» Un trozo de queso (40g) aporta el 25 por ciento del calcio que requieres en un día.

»» Mantiene los músculos fuertes

»» Contiene todos los aminoácidos necesarios para que nuestro organismo funcione correctamente. Es ideal en la dieta de los deportistas, niños y adultos mayores, pues ayuda a formar y recuperar la masa muscular.

»» Previene las caries

»» El queso estimula la producción de saliva y mantiene nuestra boca limpia de forma natural, lo que previene futuras caries. Es una de las razones por las que en algunos países ofrecen queso al terminar de comer.

»» Mejora el sueño

»» Contiene triptófano, un aminoácido que favorece la producción de serotonina, la cual ejerce un efecto tranquilizante, por lo que puede ayudar a mejorar la calidad del sueño. Por otro lado, la mayoría de las proteínas del queso son de liberación lenta, lo que promueve un mejor descanso.

»» Mejora la digestión

»» Además de que contiene proteínas de buena digestibilidad, el queso también contiene probióticos, microorganismos vivos que ayudan a regular la microbiota (antes llamada flora intestinal). Los quesos (maduros o curados) son un buen alimento cuando se está en tratamiento con antibióticos.

»» Pueden ser consumidos por personas con intolerancia a la lactosa

»» El contenido de lactosa en los quesos es menor que en la leche. Algunos quesos como los maduros, los curados o fermentados pueden ser consumidos sin problema por personas intolerantes o mal digestoras de la lactosa.

»» Ayuda a controlar el peso

»» Las proteínas contenidas en el queso ayudan a mantener la saciedad por más tiempo, asimismo, el queso contiene ácidos grasos bioactivos como el ácido linoleico conjugado, un tipo de grasa (CLA) que promueve la pérdida de peso en individuos con sobrepeso.