Descansos decembrinos

34
Galileo Galilei

Será el sereno, pero quienes de plano no descansaron ni siquiera los últimos días de fin de año fueron el mesías tropical y el impuesto candidato del PAN, PRD y MC, Ricardo Anaya, a quienes no les importó que nadie los viera, leyera o escuchara, pero no quisieron perder ni un día haciendo precampaña.

Será que les caló que una vidente predijera que el candidato del PRI, José Antonio Meade Kuribreña se alzará con el triunfo el próximo primero de julio.

Por eso el precandidato priísta a la presidencia de la república, se tomó un descanso sabedor de que en esos días nadie lo iba a voltear a ver y porque entrando enero el ritmo de trabajo será intenso y permanente durante 2018.

De ahí que le haya dado descanso a su equipo de trabajo.

El gesto de buena fe, lo confundió el mesías tropical quien en uno de sus exabruptos, dijo que el coordinador de campaña de Meade, Aurelio Nuño no levantaba, por lo que pronto sería sustituido.

Lo que se olvidó decir al dueño de Morena, es que en la época de Navidad y fin de año no levanta ni el más experto en marketing. Lo importante se verá en los días por venir y ahí nos daremos cuenta de qué cuero salen más correas. Estaremos pendientes.

EN LA CAPITAL, SHEINBAUM PIENSA QUE VA EN CABALLO DE HACIENDA
En la Ciudad de México, sucedió todo lo contrario. La ex delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, aspirante de Morena a la silla del antiguo Palacio del Ayuntamiento, se siente triunfadora antes de tiempo y por eso se tomó unos días de azueto. Lo mismo hizo la perredista Alejandra Barrales Magdaleno, suspirante a la candidatura a la jefatura de gobierno de la CDMX, quien de plano dejó todo para tomarse un descanso. Será que ambas –morenista y perredista– se sienten confiadas de que les sonreirá el triunfo el próximo primero de julio y por eso su arranque a medio motor?

Totalmemte diferente sucedió con los otros dos contrincantes de Alejandra Barrales, Salomón Chertorivski y Armando Ahued, quienes sabedores de que tienen que remar contracorriente continuaron sus recorridos por diversos puntos de la ciudad en busca de apoyo de las estructuras amarillas. En los próximos días sabremos si valió la pena sacrificar los días de descanso. A sufrir capitalinos.