A pelo suelto

1115
Daniel Bisogno

Twitter/@DaniBisogno

Feliz inicio de 2018 público querido, ¡dador de amor y cariño a su vez! Este es la primer Desde el Averno de este año que recién comienza y estoy seguro ¡que será un gran año para todos nosotros! ¡Tiene que serlo! ¡Ya nos toca! Y para ir abriendo boca, que mejor tema que las fotos que han sido filtradas de manera vulgar e infame de mi Montserrat Oliver y de su pareja, y también las de Kate del Castillo, muy amiga de ellas por cierto. Para los que no están enterados, con todo gusto se las iré describiendo, de las dos primeras publicaron unas fotos sacadas, al parecer, de su celular, son fotos subidas de tono pero no por eso menos bellas, solo que nadie, a parte de ellas, tendrían que estar viéndolas, el caso es que las fotos son a medio brinco, haciéndose de todo entre las dos, con escenas como salidas de película tres equis, como las que venden ahí en la glorieta del metro Insurgentes, bueno, ahora ya no porque el gobierno de la CDMX ya chuleó la zona, pero de esas películas donde se besan mostacho y toda la cosa, lo preocupante es que esas fotografías hayan llegado al dominio público, ¿cómo fue que se colaron? No sé si a mi Montserrat le volaron el celular o a su pareja, que por cierto, es un bombón con unos ojazos y unas nal… Bueno, bueno, continúo con mi relato, les decía que yo creí que a alguna de las dos les debieron haber robado el celular y de alguna manera pudieron hackear las fotografías que tenían ahí y de inmediato las subieron a Internet sin ningún miramiento, ¿cómo es posible que esto no esté legislado? ¡Y que así como así puedan hacer pública la intimidad más profunda de la gente! ¡Debería de haber varios años de cárcel para quien se atreva a hacer algo de tal bajeza! No cabe duda que todo esto que pasa con las mentadas redes sociales, que cada vez más pienso que hunden, en lugar de mejorar al ser humano, se les ha salido de las manos a las autoridades competentes y a las personas en sí, la verdad es que cada día que pasa, se convierten más en un verdadero asco y aquí está la prueba. Lógicamente con el alma en un hilo y un gas atravesado, Montserrat sacó un comunicado de prensa con profunda indignación, la verdad muy entendible, tratando de explicar algo que no tendría por qué, simplemente un hijo de Satanás malnacido le jugó chueco y ¡se aventaron esta desgraciadez! Yo leí su comunicado al aire en Ventaneando y para colmo de males, mientras yo daba lectura, a mi mente me venía justamente la imagen de mi Montserrat deglutiendo mostacho y tuve que hacer malabares mentales para concentrarme y darle la seriedad debida, por supuesto que a las pocas horas los memes no se hicieron esperar, que sí los bigotes tía rosa, entre muchos otros, ya ven como es el paisano. En el caso de mi Kate, al parecer también le sacaron las fotos de su celular solo que en este caso está ella sola y es un medio desnudo, como quién dice, un topless, sí, enseñando garbanzo, o sea pezón, que por cierto lo tiene bastante tostonero, más bien como centavo egipcio, grandote y oscuro, en otra foto está en lencería fina y transparente, tomada desde arriba, y en otra se le reflejan sus glúteos de porcelana en un espejo, con uno de esos calzones que se usan ahora, ya ve que antes había que mover calzón para ver nalga, ahora hay que mover nalga para ver calzón, en todas se ve suprema, cabe mencionar perfecto, y pues Kate es otra a la que también le jugaron chueco público querido, yo creo que ninguna de ellas se imaginó que iban a iniciar el 2018 con todo México ya conociéndoles bigote, chichi y mondongo, pero eso pasa por la falta de regulación, como bien les digo, en las redes sociales, porque todavía no se castiga con el peso de la ley a estos malvivientes, que no son otra cosa más que delincuentes que merecerían estar tras las rejas y aunque hay una policía cibernética bastante eficiente y en continuo crecimiento (se los digo por experiencia propia), las leyes todavía no abarcan debidamente hasta allá, espero que esto se resuelva pronto y mientras ese momento llega, les sugiero a todas las figuras públicas y al público en general, que mejor no se tomen este tipo de fotografías, sé que dirán “¡Ah chingá! Yo me tomo las fotos que yo quiera”, pero ahí está el resultado, en cualquier momento esas fotografías que se tomaron por calientes, pueden terminar en el lugar menos deseado, o ¿les gustaría a ustedes ver su chilindrón o su memelovski en alguna revista de espectáculos o en alguna red social? ¡Y que todo el mundo tenga acceso a ellas! Imagine usted a sus amigos o amigas, o a su compadre o su comadre, a su tía o su jefe de la oficina viéndole el chilindrón y más aún, ¡opinando de él! Imaginen la plática en la sobremesa de algún compañero de la oficina con su familia, discutiendo qué tan grande o chiquito tiene usted el mondongo ¡o si se afeitó o no la zona del pecado! No se tomen fotos ¡ni desnudos, ni echando pata! Cualquier malnacido podría hacer mal uso de ellas, o tómense a la antigüita su polaroid ¡y luego destrúyala! Nada que les puedan hackear ni de su teléfono, ni de la famosa nube ¡Háganme caso! Y empiecen este 2018 sin el miedo de que le vayan a publicar el gaznate en ningún lado. Por cierto, ¡ya me voy que tengo que romper varias polaroids que dejé en el buró! He dicho.