Galileo Galilei

En esta temporada invernal, las campañas de los presidenciables y para la Ciudad de México, están más frías que un muñeco de nieve en pleno pico de águila en el Ajúsco. Los acelerados candidatos podrán argumentar que no quieren ni pueden perder el tiempo y por eso se lanzaron al abordaje de sus posibles electores para darles a conocer su proyecto de gobierno.

Sin embargo hoy los mexicanos se encuentran dedicados a la compra de los ingredientes para la cena de fin de año o viajando con su familia al interior de la República o fuera de ella, dejando para enero las promesas de los candidatos.

Sin embargo, a los precandidatos rumbo a Los Pinos y al antiguo Ayuntamiento frente al Zócalo parece no importarles la tan importante fecha que vivimos los mexicanos y se empeñan en realizar mítines, plantones, encuentros y hasta caminatas, pero sin el impacto político que ellos desean.

Podemos observar que en las agendas de los precandidatos, están registrados dos o tres eventos durante el día en lo que resta de la última semana de diciembre, sin embargo, a la mayoría de los mexicanos no les interesa porque su prioridad son sus familias y pasarla bien con ellas el fin de año.

O sea que los santos inocentes son los precandidatos, porque quisieron engañar a los mexicanos con sus ofertas de gobierno y al final de cuentas se les revirtió, porque hasta sus más cercanos colaboradores piden una pausa para descansar pues al iniciar el 2018, trabajaran continuamente más allá de las elecciones del primero de julio.

HOY, DÍA DE LOS SANTOS INOCENTES

Por cierto, hoy 28 de diciembre es día de los Santos Inocentes. En muchas partes de México, incluida la capital, muchos vivos se levantan temprano para ir a sorprender a sus familiares o vecinos pidiéndoles dinero o cosas prestadas. Una vez hecha la travesura te salen con la cantaleta de “inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que este día no se debe prestar”. ¿Cuántos caerán en la inocentada que harán los vivillos?, es sólo una pregunta inocente.