AMLO: ¡No encuentra su centro!

362
Ximena de la Macorra

Qué onda mis pepinos ¿cómo están? Ay yo tipo asombrada de lo gatita y rarita que puede llegar a ser la gente a veces y es que, ¿qué tal? Ese tipo de personas que están muy de moda últimamente, sí, de los que hacen yoga y son veganos, meditan y dizque tienen muchísima paz y ¡shalalá shalalá! Y se la pasan hablándote de los karmas y de alinear los chakras y estar en tu centro y puras jaladas que yo ni entiendo ¿hello? Y bueno, tampoco creo que ellos las entiendan, porque resulta que el otro día que estaba en la salita de espera del dentista, que voy escuchando que la paciente que estaba antes que yo, le pregunta a mi dentista que si no la dejaba poner un mantra para relajarse durante la endodoncia que le estaba haciendo, ¿no adoran? Y en eso, que se empiezan a escuchar unos sonidos, ya saben de: “om, om, guin, guin, om aum om” y que escucho que mi doctora le dice a la pepina de la paciente: “Ay, mira Yuliana, a lo mejor a ti estos sonidos te calman mucho, pero a mí la verdad es que me están poniendo muy nerviosa y no te quiero lastimar, o sea, si quieres para la próxima tráete tus audífonos para que tú solita los escuches y te relajes ¿te parece?”, y en eso la pepina le contesta: “Ay, no sé, es que yo la verdad sin mis mantras, no puedo encontrar mi punto de equilibrio y mucho menos dejar que me agarren la boca”, ¿lo pueden creer pepinos? O sea, ¿para qué? Tanta luz y no comer carne y demás gatadas, si no pueden estar en paz ni en un dentista, o sea ¿hello? Por supuesto que yo ya no pasé con la dentista, después de que me la dejaron toda alterada ¡cero que ver, güey! O sea ¿qué tal que sí se equivoca? Y me saca otra muela; así que ya saben pepinos, cuando se encuentren a este tipo de personas tan ridículas no les hagan caso, tienen ¡cero paz en la vida!

Y en las gataditas: y hablando de gente que no tiene paz ¿qué tal el pepino de AMLO? Y es que se ve que está súper ardido desde que destaparon a José Antonio Meade; sí, y es que el pepino no sabe cómo disimular la envidia que le tiene; como el otro día que dijo que Meade y Ricardo Anaya eran unos peleles y unos pirrurris blancos porque no les daba el sol, hasta les dijo puxhos, que ha de ser una grosería, y los criticó por que dice que no salen de la CDMX ¿no adoran? O sea en 1ra, que su jefe de campaña o de imagen le explique a la ternurita que actualmente ¡cero cool! hablar del color de piel de las personas, que no sea racista y además, ¿con qué cara los critica de que no salen de la CDMX? Sí el ni siquiera está en México; el pepino se la ha pasado en Hawái, ¿qué no lo ven? Todo el tiempo con sus collares de florecitas ¿hello? Pues con razón critica que estén blancos, si él trae un súper bronceado directo de Hawái que ya lo quisiera yo ¿hello kitty?