Televisa insiste en los refritos, a pesar de todo

1989
Lupita Reyes

La semana pasada arrancaron en Mazatlán, Sinaloa, las grabaciones de la telenovela Hijas de la luna, que es la versión de Televisa de la colombiana Las Juanas, que vimos en Televisión Azteca con ese mismo título y hace diez años hicieron otra versión en Colombia que se tituló La marca del deseo. La historia es original de Bernardo Romero, el mismo creador de la famosa Mirada de mujer, y en su transmisión inicial fue todo un suceso, al grado tal que impulsó enormemente la carrera de sus protagonistas y al galán principal de la historia.

De eso han pasado 20 años, y la verdad que no entiendo por qué la televisora de San Ángel, si está buscando ofrecer nuevos contenidos, insiste en hacer versiones de historias por demás conocidas. Ya sé que Amores verdaderos fue una producción de Nicandro Díaz que resultó muy exitosa, a pesar de que ya se había realizado como Amor en custodia en Argentina y en la televisora del Ajusco, y que lo mismo pasó con Destilando amor, que habíamos conocido como Café con aroma de mujer y Cuando seas mía. Los libretos de Hijas de la luna están a cargo de Alejandro Pohlenz y Palmira Olguín, adaptadores de La fea más bella. Hay que estar atentos a la nueva propuesta de Nicandro Díaz, quien tiene el compromiso de reverdecer laureles. Destilando amor, Mañana es para siempre, Soy tu dueña y Amores verdaderos, fueron en su momento grandes éxitos. Pero no así los melodramas que produjo después, como Hasta el fin del mundo y El Bienamado.

En el elenco de este nuevo melodrama van nombres como Omar Fierro, en su regreso a los foros de la televisora de San Ángel y Cynthia Klitbo, ambos se reencuentran después de haber sido parte del elenco de Amor en silencio y Sueño de amor. La historia trata de una esposa que descubre que su marido le fue infiel, veintitantos años atrás, y tuvo varias hijas. En esta ocasión no serán cinco las Juanas, solo cuatro. Eso fue porque en el afán de convencer a Danna Paola de que aceptara el papel principal, fundieron en uno solo el personaje de la protagonista y la cantante. Y todo para que saliera con que siempre no participaría.

Pero volviendo al asunto de la infidelidad del personaje de Omar Fierro, espero que la reacción de Cynthia Klitbo (su amada esposa en la ficción) al respecto sea la adecuada. Porque en la telenovela colombiana, eran los noventas, y el esposo se metió con varias mujeres en los setentas. Cuando era muy común no cuidarse. Pero si el personaje de Omar anduvo de infiel en los noventas, el personaje de Cynthia por lo menos debe reclamarle la falta de consideración hacia ella, porque para entonces el SIDA ya era un tema por todos conocido, y las campañas del uso del condón estaban en su apogeo. Ya había salido a la luz que el actor Rock Hudson, el basquetbolista Magic Johnson y el cantante Freddy Mercury se habían infectado de VIH. Esperaremos a ver al aire Hijas de la luna, para ver si todos los involucrados superaron la difícil prueba a la que se enfrentan. Y como Televisa insiste en los refritos, se prepara una versión mexicana de la telenovela Niní, que en el año 2009 fue protagonizada y producida por Florencia Bertotti (quien había alcanzado la fama mundial como la actriz principal de Floricienta, historia que en México conocimos como Lola, érase una vez con Eiza González y Aarón Díaz a la cabeza del elenco). Así que prepárense para ver a un padre con varios hijos, que se enamora de una de sus empleadas, y todos son felices. Llama mi atención que sea tan parecida a Mi corazón es tuyo, y sobre todo que Televisa compre una telenovela que tuvo problemas legales en Argentina, porque Cris Morena acusó a Florencia Bertotti por plagiar su obra: Floricienta, y las leyes le concedieron la razón a Morena. Veremos si la televisora de San Ángel da luz verde a este proyecto, porque ya van varios que no se aprueban, como la nueva versión de Señora Isabel.