La Voz México tendrá final imperdible

753
Jacky Bracamontes, los coaches y la producción hicieron la magia

El próximo domingo es la gran final de La Voz México, compitiendo ocho finalistas, dos por cada coach: Yuri, Laura Pausini, Carlos Vives y Maluma. Es importante hacer un análisis de los factores de éxito de esta producción, reconociendo el trabajo impecable del productor Miguel Ángel Fox, la fama de los 4 jurados, pero un hilo conductor que es el equilibro y la amenidad en la logística de La Voz y ese factor mágico se llama Jacqueline Bracamontes.

Jacky Bracamontes, amena

A lo largo de sus 15 años de carrera, Jacqueline Bracamontes ha demostrado cualidades destacadas dentro del medio, en su caso como actriz, desde Entre el amor y el odio hasta El Bienamado, y como conductora, que le han servido para mantenerse como una profesional muy respetable, seria en su trabajo y una garantía para las producciones de la televisión a cualquier nivel.

En la opinión de varios colegas periodistas, es la conductora número uno de la televisión por su clase, sencillez y proceder cauto en sus comentarios, muy respetuosa de los elementos que maneja, además de lucir elegante, ser una mujer bonita y con sonrisa muy grata.

Laura Pausini es una coach entregada a sus pupilos

La televisión es imagen y justamente Jacqueline corresponde con su figura a ese requerimiento, pero también su inteligencia aplica muy bien y lo demuestra en sus diversos trabajos. Ahora en la conducción de La Voz pareciera que no existe en el escenario, por tan discreta y muy concreta en sus intervenciones, dándole a cada concursante el sitio que merece y las palabras justas, sabiendo que está manejando sensibilidades y emociones a flor de piel.

La Voz México no sería igual si no tuviera la presencia de Jacqueline Bracamontes, porque no es echarle flores de gratis, sencillamente se merece el reconocimiento porque lo hace muy bien y deja satisfechos tanto al público, que es el principal, como a los anunciantes que procuran el programa y a la misma producción de Miguel Ángel Fox.

Será una competencia de altura, por las buenas voces

En esta quinta edición de La Voz México, el interés está vivo gracias a todos los elementos de producción de este programa, muy necesario para reafirmar valores musicales y descubrirlos también, sin dejar de tomar en cuenta que su atractivo invita a los anunciantes, indispensables en la televisión.

Desde que desapareció Siempre en Domingo, no se ha logrado producir un formato de iguales dimensiones, que dé oportunidad al cultivo de la música, que sea semillero de talentos musicales, como cantantes y compositores, por eso La Voz, a su nivel, es tan importante, por todos sus elementos, de la producción impecable de Miguel Ángel Fox hasta la brillante conducción de Jacqueline Bracamontes