Ciudad de México.- El Ministerio de Cultura e Información de Arabia Saudí, ha anunciado mediante un comunicado que se reabrirán las salas de cine a partir del próximo año, tras haber sido prohibidas 35 años por decreto gubernamental. Se espera que los multicines abran al público en marzo del año que viene.

Mohamed Bin Salmas (MBS) príncipe heredero de Arabia, ha creado un programa de reformas económicas y sociales llamado Visión 2030, con el fin de obtener una modernización del país. La proyección inaugural a la apertura de los cines se espera que sea Born a King (Nacido rey) dirigida por el español Agustí Villaronga, un largometraje rodado en Arabia Saudí, la cual se va abriendo a Occidente.

“Esto marca un antes y un después en el desarrollo de la economía cultural del reino”, comentó el ministro de Cultura en Información, Awwad Alawwad. La economía saudita golpeada por los bajos precios del petroleó y el conflicto en Yemen, se beneficiara con el crecimiento de la industria del entretenimiento.

La Comisión General de Medios Audiovisuales ha comenzado el proceso para facilitar permisos necesarios para las licencias y regulaciones en la apertura de cines, se espera que para 2030 Arabia Saudita haya abierto más de 300 cines, con un total de más 2.000 salas. La industria cinematográfica aportara con casi 90. 000 millones de riyales (24.000 millones de dólares) a la economía para crear 30.000 puestos de trabajo.

Bajo el mandato Mohamed Bin, el gobierno ha ido flexibilizando muchas restricciones, a partir de 2018 las autoridades permitirá que las mujeres puedan sacarse el carné de conducir, levantando la prohibición para que las mujeres conduzcan vehículos. La interpretación estricta del islam restringe a las mujeres en la medida en su vida pública.

A los principios de los años 80s, la monarquía saudí alarmada por la revolución islámica y la revuelta de la Meca, busco protegerse con el estamento religioso whabí, creando a uno de los países con normas más anacrónicas en el mundo.