Diario Basta!

El Peje y Pepe Toño

Con la grilla desatada y las contradicciones que a diario se cometen en la actividad política, el país ha entrado a la lucha electoral que tiene como objetivo instalar a un nuevo presidente de la República para el sexenio 2018-2024.

Eso es bueno porque la renovación siempre es saludable, sólo que en el caso de México los hechos anuncian que nada cambiará a favor y sí en contra. Para la mayoría –si se cree en las encuestas– Andrés Manuel López Obrador representa la esperanza, aunque pocos coincidan en su propuesta de perdonar a los funcionarios de la actual administración y a los que han hecho de la violencia su práctica cotidiana: los que matan, secuestran y desaparecen a paisanos.

Por el lado de José Antonio Meade Kuribreña, salvo para los ricos, los avisos son de que viene lo peor para la mayoría de los 120 millones de mexicanos, y los que se agreguen, que pueblan el territorio nacional. En cuanto a Miguel Ángel Mancera, Ricardo Anaya y Margarita Zavala, mejor ni hablar. Del candidato de Morena todo puede esperarse y sus fieles ya le han reprochado sus errores anteriores cuando como ahora todo indicaba que el triunfo electoral era inminente.

Hoy cobijado con las siglas que de inmediato llevan a relacionarlo con la Guadalupana –se registrará ante el INE el próximo 12 de diciembre– explica su reconversión que tanto daño político le hace. Quienes simpatizan con el Peje argumentan que sus palabras fueron