Jesus Sanchez

Para José Luis Camacho nuestro apoyo y aprecio; a las amenazas anónimas, condena absoluta. A las encuestadoras se les fue la nota. Las justificaciones son muchas, una que no había elementos suficientes para anticiparlo, y otros que la candidatura de José Antonio Meade fue una jugada de salón, que nadie esperaba. Eso sí, hay que reconocer que en estos meses de especulación política las encuestadoras coincidieron en un dato clave, que el prospecto mejor posicionado del PRI siempre conservó segunda o tercera posición de las expectativas electorales.

¿Pudo influir esto para dejar fuera a Miguel Ángel Osorio Chong? Es cierto que los expertos en levantamiento de opinión no son magos, tampoco brujos y ni siquiera adivinos. Pero a veces se les nota muy interesadas, como las encuestas en las que de un día para otro Meade se convirtió en rockstar. Hagamos una rápida revisión de cómo estaban las encuestas semanas atrás. Agárrese.

Los despistados. En octubre pasado, por ejemplo, Mitofsky publicó un estudio en el que mostró a Osorio Chong como el mejor posicionado de los prospectos del PRI con el 46.9 por ciento de conocimiento, seguido de lejos por José Narro con 11.2 por ciento, mientras que José Antonio Meade tenía un escaso 5.9 por ciento, apenas arriba de Aurelio Nuño que tenía 3.3 y de Ivonne Ortega con 2.9. En los careos con prospectos de otros partidos, Osorio destacó en segundo o tercer lugar, mientras que Meade tuvo un rango de tercer sitio para abajo.

Las diferencias se profundizan en los niveles de conocimiento por nombre. Andrés Manuel López Obrador arrasó con 94.5 por ciento, seguido de Margarita Zavala con 78.3 por ciento, Osorio 76.3, Miguel Ángel Mancera 70. Anaya traía un preocupante 69.3. Y qué cree, pues que Meade estaba casi en el sótano con el 46.6 por ciento, o sea que ni en su colonia lo conocían.

En este tipo de medición Parametría no estaba tan distante. López Obrador despuntó con 96 por ciento de conocimiento de la gente; Mancera con 68, Osorio 60 y así hasta allegar a Meade con 11 por ciento. En julio El Financiero traía a AMLO de puntero con rangos de 30 a 33 por ciento en las preferencias; a Zavala entre 28 y 31 y a Osorio con 24 por ciento. En todos sus careos no apareció Meade y lo mismo ocurrió con los estudios de GEA-ISA. Fue hasta el 17 de noviembre cuando El Financiero incluyó un escenario duplex con Osorio o con Meade como posibles candidatos