Fernando Ramirez

Además de la crisis financiera y de credibilidad que tienen la mayoría de los medios de comunicación, principalmente los impresos y los televisivos, desde hace varios años, los grupos delincuenciales y de poder político y económico regionales, han tomado medidas para asesinar, agredir, amenazar, secuestrar y hasta obligar a periodistas, a que no ejerzan su profesión.

Dichos medios, entre ellos TV Azteca, Televisa, Grupo Fórmula, TVImagen, Milenio, Proceso, La Jornada, Ríodoce, El Debate, El Financiero y El Universal, entre otros, sostuvieron que pese a las reformas emprendidas entre 2006 y 2015, el sistema de justicia mexicano, tanto en las instancias locales como federales, se ha visto rebasado ante la violencia contra la prensa que no sólo golpea al sector periodístico sino que lesiona su misión de velar por el derecho de la sociedad a saber, clave para consolidar una democracia.

Expresaron que esta debilidad institucional alcanza también a las fiscalías especializadas como a los mecanismos ad hoc creados por los estados y el gobierno de la República y denunciaron que los ataques se siguen sucediendo sin que prácticamente ningún responsable de estos atentados haya respondido ante la ley, lo que, a su juicio, retroalimenta los incentivos de violencia e impunidad.

Los medios de comunicación que firmaron dicho documento dieron a conocer sus principales acuerdos: 1.- Desarrollar una estrategia conjunta que les permita incidir de manera eficaz en la prevención de ataques contra periodistas y medios de comunicación, independientemente de dónde provengan tales ataques y cuál sea su modalidad.

2.- Constituir en lo inmediato un Grupo de Trabajo formado por directivos y medios de comunicación para que laboren en delinear acciones de corto, mediano y largos plazos. 3.- Este Grupo de Trabajo podrá establecer comités o subcomités con el apoyo de otras empresas de medios, que estén o no representadas por los suscritos, para desarrollar proyectos concretos alineados con una visión genera.

4.- Emprender una campaña conjunta orientada a la sociedad en general, para compartir con transparencia su visión sobre el desafío que tienen enfrente. Mientras tanto, en un comunicado conjunto de tres dependencias federales dieron a conocer que concluyó la visita de David Kaye y Edizon Lanza, Relatores Especiales de las Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para la libertad de expresión. Se explicó que en la reunión, celebrada en la Cancillería, los Relatores agradecieron “la invitación del gobierno de la República.