El participante más coqueto de Enamorándonos nos abrió las puertas de su hogar para mostrarnos cómo poner un arbolito hermoso y ecológico.

El amoroso más cotizado del programa Enamorándonos se dio un espacio dentro de su apretada agenda de trabajo para montar en su casa el tradicional arbolito de Navidad. Oscar es tan creativo que en esta ocasión decidió dejar las esferas de fuera, para montarle nochebuenas, ramas brillosas y moños en colores dorados porque, según él, el color oro atrae la abundancia. En entrevista exclusiva para BASTA!, desde la comodidad de su hogar, el amoroso, que está a punto de casarse, confesó todos sus secretos para montar su hermoso pino.

“La verdad, quedó muy padre, cada año trato de poner un árbol diferente. En esta ocasión me dejé llevar por las nochebuenas y los moños en color dorado, para que haya abundancia. Unos amigos me dieron la idea de dejar por fuera las esferas y la verdad creo que me quedó padre el arbolito. Por lo general, me gusta poner el arbolito natural, por el tema de que huele padre la casa y todo eso. Mi papá es el que se encarga de traerlo, pero yo me hago cargo de adornarlo. En esta ocasión decidí que fuera un árbol artificial, para evitar talar un arbolito más; tenemos que contribuir a la ecología y por eso no quisimos ir a cortar el árbol esta vez”, dijo.

LA NAVIDAD

Para Oscar, la Navidad es una fecha muy especial, tanto que por obra del destino la celebra por partida doble, pues acude a la fiesta navideña que hacen en casa de su padre y la que arma su mamá. Eso sí, lo suyo es disfrutar a sus familiares y amigos en esa fecha tan emotiva. “Desde que yo estaba chavito, mi familia cada año pone el arbolito en Navidad. Para nosotros es una fecha muy especial, en donde todos nos reunimos. Como a veces no nos vemos mucho en todo el año, por las ocupaciones de cada persona, en Navidad es cuando nos juntamos todos”, contó.

El amoroso recuerda que hubo un tiempo en el que El Grinch se apareció en su Navidad. “Antes sí había un poquito de problema para celebrar la Navidad, porque como mis papás están separados, entonces siempre estaba la disputa de con quién iba a pasar Navidad y con quién Año Nuevo. Sin embargo, ahora ya la paso muy bien porque tengo dos Navidades y dos Años Nuevos”, bromea.

Su fuerte en Noche Buena es preparar un delicioso postre. “Me gusta meterme a la cocina y preparar el postre; me sale muy bien el pay de limón con galletas Marías, es el que no me falla. Mi hermana Ana Elisa hace la lasaña y mi papá se va de compras para traer lo que haga falta. Antes pedía que me fuera muy bien en el año, pedía salud, dinero y éxito. Pero hace dos años la Navidad la pasé en España y me di cuenta que lo importante no es lo que pueda recibir, sino que la familia se reúna y eso es lo que ahora valoro más. Es lo es lo que pido hoy, estar con mi familia y nada más”, aseguró el artista.

SUS RITUALES

Como el amoroso es un apasionado del sol, la arena y el mar, nunca se le puede pasar en la noche de Año Nuevo sacar las maletas para que no falten los viajes en el transcurso del año. “En Año Nuevo me da por sacar las maletas a la calle, como si fuera a irme a algún lado; obvio, pido mis 12 deseos con las uvas, pero en especial me gusta hacer el ritual de sacar las maletas, porque amo viajar. A mi familia le encanta viajar”, finalizó.