Galileo Galilei

Dicen que en la guerra y en el amor todo se vale, y viene a cuento porque mientras la delegada de Iztapalapa Dione Anguiano Flores (Exexposa de Alfredo Hernández Raigosa), placea a su sobrina Karen Quiroga, directora del programa Prepa Sí, con sus cuates para impulsarla como su sucesora en la demarcación más poblada de la capital, Alfredo Hernández (el Camarón), lleva cabo un verdadero trabajo de campo, a ras de suelo como se dice, con todas las estructuras para buscar la candidatura bajo las siglas del PRD.

Allá en Iztapalapa, quienes conocen “al Camarón”, pronostican un agarrón de pronóstico reservado entre estos dos grupos para gobernar la demarcación, sin embargo, adelantan que mientras Dione Anguiano, placea a su sobrina con grupos ajenos a esos rumbos, Hernández Raigosa lleva a cabo recorridos, encuentros con vecinos, amarres con los liderazgos locales para que lo apoyen en la búsqueda de esta importante plaza. Auguran que a Dione está a punto de llegarle la jubilación no sin antes entregar cuentas por una mala gestión.

LOS RICOS TAMBIÉN LLORAN

Con 26 muertes sobre sus espaldas (por el caso Rébsamen donde murieron 19 niños y 7 adultos por el sismo del 19 de septiembre), hoy la delegada de Morena en Tlalpan, Claudia Sheinbaum, pide licencia para separarse del cargo e irse como coordinadora de Morena por la Ciudad de México, nombrecito fantasma sacado de la chistera del dueño del partido, para que sus allegados puedan hacer campaña sin que los moleste el INE.

Resulta que mientras Sheinbaum deja en el olvido a Tlalpan con cuentas pendientes con la justicia, para ir en busca de la jefatura del Gobierno de la Ciudad de México, en la delegación Cuauhtémoc se suma un damnificado más.

Hablamos de Ricardo Monreal Ávila, quien soñaba con gobernar la Capital de la República, pero no pudo contra la nomenklatura morena, quien lo damnificó y está a punto de mandarlo a casa.

Antes de la segunda quincena de este mes, dicen los enterados, Monreal Ávila pedirá licencia para separarse del cargo, pasará la temporada decembrina cerca de los suyos y después, una vez que reconozca que es un damnificado político, montará un bufete jurídico, en su tierra natal Zacatecas para decir adiós definitivamente a la política. ¿A última hora lo salvará el mesías tropical?, es pregunta con nomenklatura.