Ciudad de México.– La Comisión Ejecutiva del Comité Olímpico Internacional (COI) se reunió en Lausana, Suiza, por el escándalo de dopaje que afecta al país anfitrión de los pasados Juegos Olímpicos Invernales, Rusia, y determinó suspender a dicha Federación de la siguiente edición a realizarse en Pyeongchang, Corea del Sur, el próximo año.

El COI concluyó que Rusia “manipuló sistemáticamente” los controles antidopaje en los Juegos Invernales Sochi 2014 para favorecer a sus atletas.

El organismo olímpico aclaró que los atletas rusos “limpios” podrán competir en Pyeongchang 2018, con ciertas condiciones: deberán ser aprobados por un Comité con participación de la Agencia Mundial Antidopaje y el COI. Este Comité no aceptará atletas culpables de ninguna infracción antidopaje y los deportistas, individuales o en equipo, serán denominados Atletas Olímpicos de Rusia (OAR). Competirán con un uniforme con este nombre y bajo la bandera olímpica y, en caso de ganar medalla de oro, el himno olímpico será el que se toque en la premiación.

El organismo rector de los Juegos Olímpicos de igual manera estableció algunas prohibiciones: No podrán acreditarse directivos del equipo olímpico de los Juegos de Sochi, tampoco funcionarios del ministerio de deportes ruso y, expresamente, excluye a Vitaly Mutkó, en aquel entonces ministro de deportes y ahora viceprimer ministro y presidente del comité organizador del Mundial de Futbol Rusia 2018. Mutkó y el entonces viceministro, Yuri Nagornykh, fueron expulsados a perpetuidad del Movimiento Olímpico. Además, se impuso al Comité Olímpico ruso una multa de 15 millones de dólares, y los costes de la investigación.

Los rusos no portarán sus colores en la justa invernal

EL ESCÁNDALO

La investigación en el caso de los Juegos Invernales de Sochi, fue motivada después de las declaraciones que hizo el médico Grigory Rodchenkov, quien fue director del laboratorio antidopaje de Rusia durante la competencia.

Rodchenkov aseguró que el país tenía un programa sistemático para evitar los controles y afirmó que había creado sustancias para mejorar el rendimiento de los atletas, además de que facilitó el cambio de muestras de orina para evitar su detección.

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) reclutó los servicios del profesor de derecho canadiense y abogado deportivo, Richard McLaren, para examinar las acusaciones.

El Informe McLaren concluyó que mil atletas en 30 deportes se beneficiaron del programa de dopaje entre 2012 y 2015. “Ese fue un ataque sin precedentes contra la integridad de los Juegos Olímpicos y el deporte”, señaló el presidente del COI, Thomas Bach, en un comunicado, donde añadió:

“Yo como exatleta, me siento muy mal por todos los deportistas limpios de todos los Comités Olímpicos nacionales que fueron afectados por esta manipulación”.

Las autoridades rusas nunca han reconocido ninguna implicación en el esquema de dopaje y el presidente de dicha nación, Vladimir Putin, ha sugerido que las acusaciones son un intento de sembrar descontento de cara a las elecciones presidenciales de marzo de 2018.

El presidente del Comité Olímpico ruso, Alexander Zhukov, quien también fue suspendido por el COI, dijo que apelarán la decisión en la Corte de Arbitraje del Deporte en los próximos días.

22 MEDALLAS ganó Rusia en los pasados Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014