Diario Basta!

Vivimos de las remesas

El Gobierno Federal y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público nos quieren hacer creer que la precaria estabilidad económica que vive el país se debe al buen manejo de las finanzas públicas y a la política económica seguida desde hace 35 años, pero no es así.

Desde hace décadas el monto de las remesas, el dinero que los mexicanos que trabajan en Estados Unidos envían a México, ha ido en aumento hasta representar cifras mayores al ingreso de divisas por turismo o por exportación de hidrocarburos, incluso más que el monto de la tan cacareada inversión extranjera directa, que fue de 21 mil 755 millones de dólares.

Según datos del Banco de México, los flujos de las remesas llegaron en los primeros diez meses del presente año a 29 mil millones de dólares, siendo octubre el mes récord en los últimos diez años.

Esto significa que lo que ha sostenido al país y a las finanzas nacionales es el trabajo de los millones de mexicanos en Estados Unidos que envían aquí el flujo de sus ahorros. Su esfuerzo y no el del gobierno, ni mucho menos sus políticas es lo que nos ha mantenido a salvo.

AHORROS

Más de 15 millones de pesos se ha gastado la Secretaría de Economía, tan solo en cabilderos para el apoyo de la renegociación del TLCAN, en Estados Unidos. Pese a ello nada han logrado.