Alejandra Barrales, muy seria por cierto, dijo que no sorprende a nadie que desde Los Pinos se “decidan y despachen los asuntos del PRI” y a manera de justificación, insistió en que el Frente Ciudadano por México tiene entre sus objetivos principales acabar con estas viejas formas y vicios de hacer política. “En el PRD y en el Frente Ciudadano por México vamos por el cambio de ese régimen, por acabar con el presidencialismo que desprecia a la gente y a la militancia”, comentó.

Pero no nos engañemos, una buena noticia para los mercados del dinero es que las diferencias en la primera ronda de modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se canalicen en el marco de una negociación formal y ordenada, y no se vean afectadas por una sucesión presidencial, donde los especuladores internacionales, le apuestan a que el PRI se mantenga en Los Pinos, por aquello de que a los políticos mexicanos les encanta y viven fascinados con la corrupción.

Dicen que José Antonio Meade Kuribreña no tiene cola que le pisen. Esperemos que así sea y que en caso de que llegue a la Presidencia de la República, refunda en la cárcel a todas esas ratas disfrazadas de políticos que tanto daño le siguen causando al país, incluyendo, por supuesto, al propio Peña Nieto. Y mientras que la clase política, es decir partidos, gobernadores, senadores y diputados locales y federales están desatados buscando nuevas postulaciones en el próximo proceso electoral, tratando a formular alianzas con grupos afines, una parte importante de la población está volteando a otra parte, mucho más importante y tiene que ver con resolver sus problemas como consecuencia de los sismos de septiembre pasado.

El gobierno capitalino informó al Congreso de la Unión que el universo de inmuebles dañados es de alrededor de 13 mil, cifra que se podría incrementar, pues, aunque usted no lo crea, hay muchas zonas de la ciudad, donde todavía no se han realizado los estudios técnicos correspondientes a edificios y casas que muestran afectaciones.