A decir verdad, a José Antonio Meade Kuribreña no le fue tan bien en su paso por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, como él y sus panegiristas presumen.

De septiembre de 2016 hasta noviembre de 2017 la economía mexicana tuvo una disminución en su crecimiento del PIB, además de que la inflación duplicó el porcentaje meta de 3 por ciento y la amenaza es que se mantenga en niveles superiores al 6 por ciento.

Sus logros, los mismos de su antecesor Luis Videgaray, mejorar los niveles de recaudación a costa de las clases medias y bajas, con privilegios y ventajas para los grandes contribuyentes, que aportan irrisorios porcentajes sobre sus grandes utilidades.

Otro presumido triunfo económico es el déficit cero en las finanzas públicas y el control de la deuda, pero esto no ha sido realmente cierto porque el débito ha crecido en números totales y a penas marginalmente disminuido en términos porcentuales sobre el PIB.

AHORROS

En estos tiempos electorales no solo se verá una lucha entre partidos, sino se prevé también una lucha política entre poderes. Cuarenta y siete senadores del PAN, PRD y PT-Morena interpusieron una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte por la reforma en materia de audiencias emitida por la propia Corte. Se alega violación a derechos del público.