Arma tu terrario con un sencillo método

28

Es cierto que no todas las personas tienen la paciencia necesaria para cultivar una huerta de hierbas aromáticas o plantas exuberantes. En estos casos es mejor optar por especies que requieran cuidados mínimos, y que aporten algunas notas de color.

La principal ventaja de estos minijardines es que son transportables y, además, minimizan el riesgo de contraer alergias.

MATERIALES

  •  Recipiente de vidrio transparente. Entre los que puedes elegir están frascos, vasos tipo globo, pecera en desuso y demás.
  • Tierra abonada y algo de carbón
  • Piedritas decorativas
  • Musgo
  • Plantas (mejor tener varios tamaños,

PASO A PASO

  • Lo primero es limpiar muy bien el recipiente. Recuerda, éste filtrará la luz y creará la atmósfera de invernadero que caracteriza a los terrariums.
  •  Después, echa una capa de gravilla, la cual funcionará como drenaje. Sobre esta, añade una capa de musgo. Extiéndelo bien hasta abarcar toda el área. De esta manera, se controlarán las filtraciones.
  •  Es el turno de la capa de tierra. Procura que tapen las raíces de las plantas que irán creciendo en el fondo. En este punto, puedes utilizar alguna espátula de jardinería para ayudarte a nivelar todo.
  • Por último, coloca las suculentas, mini cactus, helechos u otras que prefieras. El truco es jugar con su posición hasta que encuentres un diseño que te guste. Con tus dedos abre huecos en la tierra y deposita cada una individualmente. Finalmente, riega hasta que las piedritas del fondo se humedezcan.