TV Azteca, con el rating en su poder

1957
Chucho Gallegos

TV Azteca se está convirtiendo en los estudios hollywoodenses, con un tráfico de personalidades por sus pasillos: productores, maquillistas, directores, escritores, que están dándole vida a esta empresa que por su dinámica y el nuevo diseño de organización, supera en ojos de televidentes a Televisa, compañía que está muy distante de lo que don Emilio Azcárraga Milmo gritaba a los cuatro vientos: “Somos la fábrica de sueños número uno de habla hispana”.

Pero no contaba con la astucia de algunos de los amigos de su hijo, Emilio Azcárraga Jean, como Pepe Bastón, que fue clave para hundir a Canal 2 (Las Estrellas) en un mar de aburrimiento, de tedio, que no daba ni una oportunidad al televidente de sintonizarlo. Aquella frase del señor Azcárraga: “Canal 2 se ve hasta apagado”, solo queda como una anécdota. Ahora que visité las instalaciones de San Ángel, lloré al ver la desolación de lo que antes fue un emporio y un centro de producción con vida.

ENTRETENIMIENTO REAL

Pero, bueno, mientras esto le pasa a Televisa, TV Azteca se pone las pilas y está ofreciendo programas entretenidos como Enamorándonos, que produce Magda Rodríguez con un sistema de trabajo gringo; y se entiende, porque ella ha colaborado por muchos años en realizaciones norteamericanas de habla hispana. Y por si fuera poco, MasterChef está conquistando televidentes. Y hay producciones como La Isla y Exatlón, que gustan al público y que lo tienen pegado a la tele.

DE LA NOCHE A LA MAÑANA

El tema es que la programación nocturna de Canal 13, como es el noticiero de Javier Alatorre, es de lo último que el televidente ve, y deja la tele sintonizada en ese canal. Al día siguiente, automáticamente, al prender el televisor la primer señal que van a ver es de ese canal. Y en cambio Televisa, con la presencia de Denise Maerker en el noticiero estelar nocturno, no invita ni a verla ni a quedarse; y no porque sea mala periodista, al contrario, me parece excelente entrevistadora, pero es una persona de gesto adusto, rígida y poco afable. Así es que el cambio de López-Dóriga por Denise es un error latente, no por falta de calidad, sino por falta de carisma. Bueno, eso pienso yo, pero tienen chance de borrarlo.

 

 

A DIOS ROGANDO Y BOLETOS DANDO

Yuri ha tenido que ir varias veces a Monterrey para hacer promoción de su presentación del 9 de diciembre en la Arena Monterrey, porque la preventa no va mal, ¡sino lo que le sigue! Los boletos salieron a la venta desde principios de noviembre y el reporte que le dieron a la cantante le preocupó y llegó (por cierto vestida como una chica veinteañera, de minifalda) para regalar boletos a las estaciones de radio, hacer entrevistas y rogarle a su Dios que le responda la gente en este concierto.

YURI, QUISQUILLOSA

Los organizadores del concierto no se explican cómo es posible que la gente no le responda a una artista de primera línea, y yo estoy de acuerdo con ellos. Yuri presenta un show de primera cada que da un concierto e invierte dinero en su vestuario y en una producción fastuosa. Para mí, es una de las mejores producciones musicales en el escenario; sin embargo, la veracruzana dicharachera y amigable ya se convirtió en una señora quisquillosa y poco accesible a los medios de comunicación, que son el contacto con el público. Mientras que los periodistas de espectáculos digan que la güera está odiosa, el público se lo cree.

 

 

LUIS MIGUEL SE PUSO A MANO

Extraoficialmente se sabe que Luis Miguel ya le devolvió 5 millones de dólares al Potrillo, que recibió hace casi un año como anticipo y se le estaba olvidando ese pequeño detalle. Sin embargo, fuentes muy fidedignas confirmaron que el cantante ya devolvió el dinero y que el siguiente paso será retirar las demandas que existen en su contra en Guadalajara. Esta deuda es por el anticipo del contrato que firmaron ambos cantantes para hacer una gira internacional este 2017, que nunca se cumplió, por la falta de seriedad de El Sol.

FUERA DE SERIE

Luis Miguel canta la música ranchera en su álbum titulado La fiesta del mariachi como los propios dioses del canto; tiene una voz extraordinaria, interpreta las canciones como si fuera su género musical y esto se debe a sus facultades genéticas y a que por años estuvo en contacto, desde niño hasta adolescente, con los grandes intérpretes de la música ranchera y con las bohemias que hacían en su penthouse de la calle Monte Elbruz, en Polanco. Aquellas veladas con los compositores y cantantes de entonces eran verdaderos conciertos que difícilmente pudiera ver el pueblo, porque era la inspiración de la madrugada con un trago en la mano y con todo el sentimiento para poder pasar una noche y otra y otra y otra, cantándole al amor. En una palabra, Luis Miguel mamó el género del bolero y del ranchero. ¡Cómo no lo va a interpretar bien!

LA RECHIFLA

Esto no es garantía que en su próximo regreso a los conciertos que se programan en el Auditorio Nacional, estén repletos. La gente le tiene desconfianza y tan es así que cuando OCESA, compañía de entretenimiento que lo presentará en ese coliseo, anunció los shows, la respuesta en su Facebook fue inmediata y reveladora de una inconformidad latente con el público que defraudó Luis Miguel por su supuesta enfermedad, la primera vez, y que los plantó prácticamente cuando el público iba dispuesto a disfrutar la reposición de sus conciertos.

Hubo más de dos mil visitas al Facebook de OCESA, algunos mentándole la madre al cantante porque nunca les dio la cara para explicarles por qué la primera y la segunda vez evitó enfrentar a la gente y dar una disculpa o simplemente decirles qué tipo de enfermedad padece; y el público lo hubiera entendido muy bien, pero nunca dio la cara, le faltó cortesía con la gente que lo sigue, que compra sus discos, que paga por ver sus shows, que se desplaza de diferentes lugares del continente y que llega y se encuentra con que el niñito está talqueándose. Y para colmo de males, la devolución de los boletos al público no fue al 100%, porque le regresaron el costo del ticket, pero no los cargos extra que vorazmente cobra Ticketmaster, cargos que no justifican el servicio mediocre que da este sistema de venta de boletos, y esa es la molestia más presente de los defraudados por Luis Miguel. La interrogante es: ¿Le responderá el público en los próximos conciertos del Auditorio Nacional? ¿O le irán a chiflar?