Compartir

Ciudad de México.-  El dictamen aprobatorio para la Ley de Seguridad Interior se realizó con 18 votos a favor y 13 en contra, por parte de la Comisión de Gobernación en la Cámara de Diputados, dicha ley regula los movimientos de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública.

La priísta Mercedes Guillén  quien es titular de esta comisión, fue quien posicionó el documento respaldado por partidarios del tricolor y aliados. Con el voto de la panista Claudia Sánchez del Estado de México, el PRI avanza con la iniciativa  y se ha abierto el debate para el pleno de San Lázaro.

Los 13 votos en contra fueron por parte del PRD, Morena, Movimiento Ciudadano y resto de los panistas; Clemente Castañeda coordinador de la oposición, la considera como una ley que puede usarse con fines represivos.

El presidente Enrique Peña Nieto y el Secretario de Defensa, Salvador Cienfuegos abogaron para postular la medida. El miércoles 29, Enrique Peña Nieto dijo que la ley “dejo de ser solamente una valiosa propuesta, para convertirse en una imperiosa necesidad”, los procedimientos militares son sustentados para contribuir contra amenazas, por esta razón falta la regulación en el marco jurídico de sus tareas.

Sin embargo, el colectivo Seguridad Sin Guerra y activistas alegan que esta ley perpetuara la militarización del país y se incrementara la violación a los derechos humanos. En un comunicado el colectivo manifestó: ”Nos oponemos categóricamente a la expedición de una ley o reformas que permitan a las autoridades federales, estatales y municipales, continuar evadiendo sus responsabilidades constitucionales en materia de seguridad pública.

La reunión  se llevó a puerta cerrada en el salón Protocolo del edificio A de la cámara de diputados, ya que, al principio se realizaría en el tercer piso del edificio D de San lázaro, por esta razón el colectivo Seguridad Sin Guerra protesto por la restricción a las organizaciones civiles.

Se votarían “cuestiones delicadas”, de esta manera no se planeaba transmitir la discusión en vivo por el Canal del Congreso, bajo el argumento de que no existían condiciones técnicas. No obstante, Angélica Moya, secretaría de la Comisión se opuso a que el Congreso no transmitiera el debate  sobre la Ley de Seguridad Interior, la sociedad civil y reporteros siguieron la sesión en una pantalla ubicada en el exterior.

 Esto abre la puerta a las fuerzas armadas para actuar donde hay riesgos a la seguridad, quienes se oponen a la ley dicen que está escrita de manera tan abarcadora que da mucho margen a las autoridades para definir que es una amenaza a la seguridad interior.

Derechos Humanos 

Respecto a esta aprobación, la Comisión Nacional de Derechos Humanos respondió y expresó su posicionamiento ante los argumentos aprobatorios de dicha ley de seguridad interior.

“La emisión de una ley de seguridad interior en los términos que se plantea contribuiría a mantener el estado actual de cosas, al favorecer el uso discrecional de las Fuerzas Armadas como base de una estrategia para abatir la violencia e inseguridad que se enfrenta” detalló la CNDH.

Dicha institución argumentó que respecto al reconocimiento, el respeto y la protección de los derechos humanos, existen diversos factores complejos y de gravedad, “por mencionar algunos, se podrían referir desde las imprecisiones conceptuales  al mezclar el ámbito de la seguridad Nacional con la Seguridad Interior”.

 

Dejar una respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.