Gallo de oro para Isabel Martínez La tarabilla

10319
Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

La que está muy feliz porque ayer recibió el Gallo de oro de manos de los periodistas de México es Isabel Martínez, La tarabilla. La veo a cada rato en Azteca Novelas y vaya que me encanta quedarme a platicar con ella.

La primera vez que nos encontramos, después de mucho tiempo, fue en el terrible temblor del 19 de septiembre. Yo no sabía si eran mis nervios o la memoria me estaba fallando. Ya me contó que después de hacer más de 30 novelas en Televisa, se vino a grabar Tres familias a Azteca y está encantada.

“Aquí hice con mi marido Un sombrero de paja italiano, cuando comenzó canal 13”, me dijo.

“Bailé con Pepe Gálvez en ese programa, porque con Pompín bailaba diario”, me comentó emocionada.

Me confesó también su edad, 72 años. Y me aclaró que aunque Pompín Iglesias le decía que las mujeres no deberían decir la edad, a ella le encanta confesarlo.

Les cuento que a veces la tengo en el camerino de al lado.

Mientras me arreglaban el otro día, la escuchaba regañar a alguien. Después que repitió el mismo regaño unas cinco veces, me di cuenta que estaba ensayando una escena. Después supe que para Isabel, cada día hay que vivirlo con alegría, agradecimiento y entrega total. Me estuvo contando que por eso ella considera que tiene tanta suerte de estar al aire en este proyecto y por que los periodistas la tomaron en cuenta para darle este premio que también han recibido luminarias como Lucha Villa, Silvia Pinal y López Tarso, por mencionar algunos.

La Tarabilla vuelve a Azteca

“Ahora tengo mánager”, me dijo emocionada. Y fue él, quien después de hacer un casting para otro proyecto decidió traerla a Tv Azteca. Me dijo que el casting lo hizo a través del celular y que para ella es una ilusión tener trabajo. Ha hecho más de 30 telenovelas pero es rica en cariño, no en dinero. Estuvo diciéndome que va por toda la República dando conferencias acerca de cómo ser feliz y que lo hace muy emocionada.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Vamos siguiéndole el ejemplo a esta maravillosa mujer que a sus 72 años trabaja, es independiente y tiene una alegría de vivir que contagia. A la gente feliz, le va siempre bien, me dijo. ¿Y cómo se es feliz? Le pregunté. “Agradeciendo cada día, cada rayito de luz, sonriéndole al del coche de al lado, a la gente en el súper. Es más fácil de lo que parece”, me dijo varias veces.

Sigamos sus pasos mientras le aplaudimos de pie por esta entrega total al público y la felicitamos por su merecido premio Gallo de oro. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.


¡UP’S SE ME SALIÓ!

La que tiene fans y no son cualquier cosa, es la Guzmán. Por poco y me voy pa’ tras con el guapísimo seguidor de la rockera, que me enseñó la cara de Alejandra en todo su brazo. Me dijo que la tenía tatuada en toda la espalda para… Ya no quise checar el dato.

La hija de la Pinal y Enrique nació artista. Sigue cantando en vivo en cada presentación y ya está preparando su nueva producción discográfica. Me contaron que en cada presentación estrena vestuario y sigue apoyando, cómo desde hace varios años, a los diseñadores mexicanos.

El fan del que les hablo, me dijo que mientras tenga piel se la seguirá tatuando. Mire usted si eso no es amor, andar pidiéndole a los tatuadores que le hagan crepé al peinado de la rockera para que el tatuaje quede tal cual. Se supone que no debería contarle de las intimidades de los seguidores de la Guzmán, pero Up’s se me salió.