Afronta una pelea familiar con los pequeños

37

Convivir es complicado, pero lo es mucho más cuando la convivencia se hace con los niños. Ellos tienen la capacidad innata de sacar lo mejor y lo peor de nosotros.

Ante estas situaciones, hay que tomar un poco de perspectiva y aprender a afrontar una pelea familiar con los niños como una persona adulta y nunca ponerse a la altura del niño. Solucionar los conflictos:

» 1. De forma destructiva. En la que se daña la autoestima de los niños, y también la nuestra, y emocionalmente pesa a toda la familia, ya que normalmente se resuelve de una forma violenta, con gritos y amenazas. Por otra parte, esta forma permite una solución aparentemente instantánea, pero con un resultado a corto plazo y nada satisfactorio para ambas partes.

» 2. De forma constructiva. Se construye sobre la base de la colaboración, el entendimiento, el diálogo y los pactos. Es una solución más laboriosa, ya que requiere un diálogo previo y un esfuerzo por ambas partes, pero también se llegan a conclusiones más favorables para todos; se fomenta la empatía de la familia y los resultados son duraderos, ya que son fruto de una reflexión y no del momento.

CONSEJOS:

» Si vas a pelear, pelea solo por algo que merezca la pena, no por cualquier nimiedad, ya que eso desgasta mucho el ánimo.

» Si nuestro hijo nos desafía, debemos entenderlo como un proceso de aprendizaje, ya que es un signo de evolución del carácter.

» Hay que recordar que los adultos tenemos más recursos para resolver los problemas que los niños, así que hay que hacer todo para ponerlos en práctica.

» Da tiempo para que el niño reflexione, ya que muchas veces se bloquean.

» Podemos contarle al niño nuestras propias experiencias a su edad y hacerle partícipe de nuestros sentimientos, para poder buscar una solución conjunta.

» Intenta ponerte en la posición de tu hijo, ya que estar sometido a constantes órdenes no es fácil.

» No respondas a las provocaciones, ya que resulta inútil y estarás fomentándolas aún más.