-El América alarga su supremacía sobre Cruz Azul; luego de que en 180 minutos
el global terminó empatado a nada, su posición en la tabla le da el boleto-

Ciudad de México.– Seguramente no pasó como la fiel amarilla lo hubiera deseado, pues fue luego de igualar en 180 minutos a nada; sin embargo, hoy el América puede presumirse como uno de los semifinalistas, con el agregado de que sigue sin perder ante Cruz Azul, su víctima favorita.

Y es que esta vez, antes de que apareciera el talento de Oribe Peralta o Carlos Darwin Quintero, salió a relucir el trabajo en defensiva comandado por Pablo Aguilar y Bruno Valdez.

Miguel Herrera, que tampoco es que haya apostado a echarse atrás en busca del cero, entendió que anotar tal vez no era tan clave como mantenerse perfectos en retaguardia.

Ahora los de Coapa se medirán a Tigres en la antesala al título, que igual firmaron su pasaporte sin ganar, pues en el global acabaron 2-2 ante el León.

MUY PAREJO

Águilas y celestes, que en cuanto a hombres no gozaron de las mismas opciones, pues Herrera tuvo que prescindir por expulsión, de Mateus Uribe y Edson Álvarez, de cualquier manera mandaron al terreno de juego a dos oncenas que podrían perfilar propuestas ofensivas.

Francisco Jémez repitió a los que empataron a cero en la Ida, mientras que el milloneta les dio entrada a Miguel Samudio y Silvio Romero, quien gozó de su enésima oportunidad.

En cuanto a los dibujos tácticos, el de casa formó 5-3-2, los de La Noria 4-3-3. Édgar Méndez, para abrir boca, lanzó por arriba, y la postura de su escuadra, desde muy temprano, clarificó que sería yendo al frente.

Luego de diez minutos de claro dominio visitante, por fin la casa pudo acercarse al marco, pero el pase al Chino fue largo aunque enseguida Darwin impactó, y le desviaron.

Al 22’ Francisco Silva cobró un tiro libre directo apenas afuera del área, que se encontró con una cabeza salvadora. La respuesta fue de Oribe, y se quedó corto en su definición.

A diez de que finalizara la primera parte, Agustín Marchesín estuvo atento en un cabezazo y Jesús Corona descolgó arriba el tiro de William da Silva. La última fue un gran achique del mismo Marche, a remate de Felipe Mora. Duelo parejo, nada para nadie.

GOLES, PARA LA OTRA

En la reanudación el local parecía más animado, aunque igual siempre carente en el último toque.

Al 56’ Carlos Vargas sirvió medido a Peralta. El Cepillo enganchó hacia adentro, pero su zurdazo salió a la colocación de Chuy.

El técnico español de los cementeros ya no esperó más y mandó a la caballada, dándoles entrada a Martín Cauteruccio y Christian Giménez.

El Piojo le dio el grito a Renato Ibarra, pues era muy arriesgado atrincherarse con media hora por delante.

Y un contragolpe que pintaba como letal, se quedó a centímetros de que fuera culminado con festejo por el ‘24’ americanista. Estaba más cerca del festejo el milloneta.

La Máquina, con todo en ataque, estaba a uno del pase, el anfitrión a que no le marcaran, pues a esas alturas, la diana para él ya hasta parecía anecdótica.

Oribe al intentar pelear un balón salió lastimado, pero regresó para terminar la batalla. Cruz Azul tuvo la última a balón parado, ya con Corona como rematador, pero no pasó nada. Sin anotar el América va a Semifinales.

Al final jugadores y cuerpo técnico se hicieron de palabras