Compartir

Cuando Ricky Martin se encontraba en Menudo o en el grupo Muñecos de papel, al lado de la primera dama Angélica Rivera, seguramente nunca se imaginó que se iba a transformar en un astro de la música del pop a nivel internacional. Han pasado años desde ese entonces, cuando Ricky iba personalmente a las redacciones para que lo entrevistaran, siempre sencillo y con su bella sonrisa, ahora, al paso de los años ese puertorriqueño lleno de sueños demostró en el Zócalo Capitalino de la CDMX de qué está hecho.

El concierto de Ricky Martin en el Zócalo se anunció con bombo y platillo desde muchos días antes, de hecho el boricua se iba a presentar el paso 20 de septiembre, pero por el temblor que sacudió a la CDMX se tuvo que posponer, es por esta razón que este pasado sábado todo el Zócalo Capitalino vibró con el show de Ricky Martin. Los fans estaban locos por verlo, y por eso se postraron desde muy temprano en La Plancha del Zócalo.

Por fortuna, la espera terminó cuando el cantante salió al afilo de las 8:30 horas en el enorme escenario, el cual contaba con dos grandes pantallas a cada lado y otra torre de pantallas en el centro. Eso sin contar que el reciento contaba con cientos de luces robot que hacían que se viera un show impresionante. Una vez que se encendieron las luces y terminó un tema de Puerto Rico de mucho ritmo, los ocho bailarines de Ricky aparecieron en el escenario bailando a más no poder, mientras que la estrella del pop hacía su aparición espectacular arriba de una enorme tarima al centro del escenario vestido elegantemente con un traje negro y camisa blanca.

Sin decir una sola palabra el artista empezó a cantar Mr. Put It Down en medio de un tremendo griterío por parte de las fans, miles de luces y rayos laser que alumbraban su baile. A este tema pegadito se le unieron Shake Your Bombom, Adrenalina y Mordidita, entre otros temas.
Luego de cambiarse cinco veces el astro del pop, postrado en lo alto del escenario empezó a interpretar sus mejores baladas, no sin antes mandar un bello mensaje a su público “Buenas noches México, ¿cómo estás?, no tengo palabras para agradecer, no tengo palabras para dejarles saber la alegría que siento de estar aquí esta noche ante un público tan hermoso, tan lindo, con unas sonrisas maravillosas. Esto lo digo mucho en mis conciertos pero lo voy a decir esta noche, esta noche es muy especial, quiero que todos nos olvidemos de los problemas del trabajo, de la casa y del país y que esta noche estén felices, que esta noche nos vayamos de aquí sin voz de tano cantar y todos sudados de tanto bailar”.

Tras el paquete de baladas que traía Ricky guardadas bajo el brazo, como Tu recuerdo, A medio vivir, Fuego de Noche, Te extraño, te olvido y te amo y Vuelve, Ricky se volvió a cambiar para dar paso a sus pegajosos temas Adiós y Vente Pa Acá con el que la gente se le entregó por completo al verlo bailar con una sensualidad aplastante. Terminado el tema, el cantante todavía extasió más a su público con un popurrí de sus mejores éxitos como María, La bomba y Pégate. Cerca de las 22:00 horas y después de cantar más de 19 temas el cantante de talla internacional desapareció del escenario.

¿SABÍAS QUE?
El nuevo tour de Ricky inició el año pasado en Nueva Zelanda, a la fecha su One World Tour se ha presentado en más de 40 países

Dejar una respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.