por José Rosales

El escándalo del catálogo de prostitución de Televisa se ha confundido porque existen dos diferentes versiones involucradas: la primera es por las artistas que por su fama cobraban por hacer el acto sexual, y por otro lado, las que tenían noviazgos con productores y ejecutivos para lograr avanzar en su carrera como actrices.

En este tipo, de lo que llaman favores sexuales, que pudiera ser empatía entre quien lo propone y quien lo acepta, está el caso de Salma Hayek, que con un papel intrascendente en la telenovela Nuevo amanecer, cuyos protagónicos eran Jacqueline Andere, Blanca Guerra y Pedro Armendáriz, de la noche a la mañana le dieron el estelar en la telenovela Teresa, una de las de mayor rating en la historia de la empresa y la cual tuvo su primer versión con Maricruz Olivier. Ante este hecho, nadie se explicaba el ascenso tan vertiginoso de Salma.

El catálogo de talentos

Los rumores en los pasillos de Televisa iban en el sentido de que Hayek sostenía una relación de noviazgo con el Vicepresidente de Producción, Víctor Hugo O’Farril, quien además la apoyó en todo sentido, siendo una actriz principiante, al grado de que por primera vez el productor asistía a una entrega de Los Premios TVyNovelas, para ver cómo le entregaban el trofeo a Salma Hayek por su actuación en Teresa, que dicha sea la verdad, su desarrollo actoral fue bastante bueno, contra todos los pronósticos de los críticos.

Una relación sentimental con un ejecutivo transformó la carrera de Salma

Otra mujer que vio frustrado el amor de su vida fue Érika Buenfil, que estando perdidamente enamorada del cantante Óscar Athié, y éste a su vez de ella, por instrucciones de Víctor Hugo O’Farril se truncó esa relación ante la drástica alternativa: ¿eres actriz o te conviertes en ama de casa?

Érika Buenfil enfrentó el dilema

El famoso catálogo sexual que maneja Televisa, salió a la luz después de que Kate del Castillo revelara en su documental Cuando conocí al Chapo, sobre la comida que Televisa hacía para los publicistas y ahí les pedían a sus actrices asistir para ser acompañantes, lo que desató que Alejandra Ávalos revelara que a ella le tocó que le ofrecieran formar parte de ese catálogo de artistas de Televisa, y con ello ascender en la empresa, misma que después se retractó y dijo que nunca mencionó a ningún ejecutivo ni a Televisa.

Apenas esta semana, Martha Figueroa junto a Galilea Montijo y Andrea Legarreta, mostraron en el programa Hoy, que sí existe un catálogo en Televisa y es uno donde muestran las fotos de su talento, como dato referente a los productores que desean contratar artistas para sus telenovelas o programas.