Ciudad de México.– En el 90’, Edson Álvarez recibió segunda tarjeta amarilla y Cruz Azul dispuso de cinco minutos para marcar al menos un gol.

Al final, contra diez durante 60 minutos, y ante nueve en la reposición, La Máquina no pudo meterle un gol al América, y dejó abierta la serie de Cuartos de Final.

Francisco Jémez, quien se desgañitó en gritos para los suyos, a 15 del final lanzó a todo su arsenal, pero se encontró con el catenaccio versión aguilucha que dispuso Miguel Herrera, para mandar la llave a que se defina el domingo en casa.

FALLÓ EL CEPILLO

¡Juntos hasta el final!, lució en una de las tribunas del Estadio Azul, a partir de una manta gigante.

Está claro, después de seis torneos sin Liguilla, para la fiel de La Máquina fue como volver a la vida.

Y Jémez, para la vuelta de los cementeros al platillo estelar, mandó de arranque una formación aguerrida y muy ofensiva, destacando su talismán, Felipe Mora.

Del lado crema se confirmó que Renato Ibarra no estuvo al cien, pues ni siquiera salió al banquillo, pero además Miguel Samudio, quien había presentado algunas molestias en las horas previas, le cedió su lugar a Carlos Vargas.

Con esto, Miguel Herrera optó por una formación con varios elementos en el mediocampo. Edson Álvarez, Guido Rodríguez, Mateus Uribe y William da Silva coparon la cintura, utilizando la línea de cuatro habitual en el fondo, y con Oribe Peralta y Carlos Darwin Quintero como los hombres más adelantados.

Y la primera acción más o menos peligrosa la armó Édgar Méndez, pues desbordó por la banda derecha, aunque se encontró con la buena desviada del Marche, quien alargó el viaje de la pelota, para alejar el peligro.

Otra vez Méndez, incesante por su franja, mandó al centro, pero el disparo de Francisco Silva salió justo a la colocación del cancerbero visitante, quien con tuvo a dos manos.

Los 20 minutos de arranque fueron como una calca de lo que pasó en temporada regular, pues el de casa dominaba a placer.

En ese lapso, los de Coapa ni siquiera podían hilar dos pases
buenos, pues enseguida venía la recuperación rival.

Y, al 24’, el aquero argentino del forastero regaló la desviada de la noche, pues con un manotazo envió por arriba el cabezazo con tintes de diana.

Al 30’, las cosas no podían empeorar más para los del Piojo, pues Mateus se fue del partido con roja directa, sin descontar que ya había sido amonestado por el árbitro, Jorge Isaac Rojas.

Con uno menos, en un tiro de esquina, la zaga de casa salvó en la línea y, en la siguiente jugada, el silbante marcó penalti sobre Oribe, en una acción polémica, pues al principio el de negro no había pitado nada.

Y la mala racha desde los once pasos se mantuvo, pues Jesús Corona detuvo el cobro del Cepillo. Al descanso el marcador indicaba 0-0.

 

NI CONTRA NUEVE

El complemento, ya con la estampa bien definida, presagió una marea celeste en ataque, ante una zaga amarilla con la misión de mantener el cero, para dejar viva la serie.

En 10 minutos de la reanudación, con la posesión casi en su totalidad, el conjunto de La Noria tuvo un cabezazo fallido y un tiro que se paseó por toda el área enemiga.

Después, en un tiro libre, el impacto, cuando el arquero se había lanzado, pegó en un defensor, para romper con otra opción prometedora.

En la otra cara, el intruso, sin idea, sin tipos que pudieran hacer algo distinto, a excepción de Darwin, aunque no pudo solo, mantenía prácticamente en un día de campo a la zaga azul.

Con 65 minutos consumidos, el duelo mantenía ese nerviosismo de ambos lados, aunque con las insinuaciones del lado del anfitrión.

Mientras, Quintero, en una a la desesperada, sacó un tiro que Corona no tuvo ningún problema para recoger.

Con todo a favor, pues el compromiso lo tenía en un puño, el técnico español mandó a Martín Cauteruccio y Ángel Mena, para reforzar la delantera.

Mientras, y para no variar, Marchesín mejoró su atajada de la primera parte, pues ahora regaló un lance espectacular, después de un testarazo en un córner.

El resto se fue entre varias llegadas en contra de la meta americanista, además con la expulsión de Edson, pero el América al menos regresará al Estadio Azteca con la eliminatoria en cero, pues aguantó candela ante un Cruz Azul que, simplemente n