Compartir

Ciudad de México.– La hora llegó, esta tarde Cruz Azul se juega el semestre en 90 minutos en su duelo en el Estadio Azul ante los Tiburones Rojos del Veracruz, en la última Jornada del Apertura 2017. Para La Máquina, es más que un torneo lo que pone en riesgo, sino toda una racha negativa de seis torneos cortos sin clasificar a la Fiesta Grande, haciendo más prolongada la espera por la obtención del título que no consiguen desde 1997. Después de terminar en el primer lugar de la tabla general en el Clausura 2014, con Luis Fernando Tena al mando, los cementeros cayeron en la instancia de Cuartos de Final ante el León, que a la postre se coronaría Campeón. A partir de entonces comenzó el viacrucis celeste de tres años sin clasificar a la llamada Fiesta Grande, que culminaría si consiguen la victoria ante el Veracruz en casa este sábado, un cuadro jarocho eliminado y con problemas de descenso. Todo parecería indicar que el conjunto que dirige Francisco Jémez tiene la mesa servida para darle una pequeña alegría a su gente. Sin embargo, la historia reciente de Cruz Azul hace dudar hasta al más optimista. En el Clausura 2015, La Máquina se encontraba en una situación muy similar a la de ahora, después de derrotar a Pumas por la mínima diferencia, le bastaba un empate en la Fecha 17 en el Azul para clasificar, ante unos Leones Negros que se jugaban la permanencia en el Máximo Circuito. Un doblete de Jonathan González le dio la victoria 0-2 a los tapatíos, y dejó sin chance a los capitalinos de acceder a la pelea por el título, desafortunadament e pa ra los melenudos el resultado no fue suficiente para quedarse en la Primera División.

Un año después, el destino volvió a darle otra oportunidad al conjunto de La Noria, que llegó a la última Jornada tras derrotar al Toluca por 0-2, y de nuevo un empate ante los Tigres como local, era más que suficiente para avanzar. En esa ocasión Rafael Sobis y un doblete de André- Pierre Gignac sentenciaron un 0-3 que volvió a marginar a los azules de la disputa por la corona.

A CAMBIAR LA HISTORIA Cruz Azul llega de nuevo a la última Jornada del certamen, después de haber vencido en la Fecha anterior como visitante, en esta ocasión al Morelia, al son de 1-2; otra vez jugará en casa y, en esta oportunidad, un triunfo le asegura la clasificación. “Lo importante es pensar en el hoy, eso es lo más importante, porque lo que pasó algunos no lo vivimos o vivimos alguna parte, y no sirve de nada seguir lamentándose, lo que sirve es seguir trabajando y estar convencidos de lo que se hace”, señaló Martín Cauteruccio, quien añadió: “Tenemos ganas de llevar a Cruz Azul a lo más alto, es lo que todos deseamos y lo que queremos”, refirió el delantero charrúa, quien sueña con marcar ante los jarochos. “Sí, siempre, en lo que pueda ayudar siempre voy a hacer lo mío, y a quien le toque hacer el gol va a ser la felicidad más grande”, comentó el ariete durante la semana previa al duelo decisivo ante el Veracruz, donde La Máquina tiene en sus manos el boleto a la Liguilla… otra vez.

Dejar una respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.