Victor Sanchez

Twitter y Facebook/ vsanchezbanos
Correo: vsanchezb@gmail.com

Para el 2018, el Gobierno federal tiene presupuestados para la Atención de niños y adolescentes, 796 millones de pesos, pero los resultados son desastrosos ya que no se han podido rescatar a miles de menores que están en manos de explotadores de trabajo infantil, esclavitud sexual y abuso.

Si alguna vez has viajado a países como Israel o Austria, por mencionar solo 2, la protección a los niños es exagerada. Protegen al futuro de esas naciones.

Los recursos para ese sector crecerán 96 millones de pesos para el año próximo, pero el problema no es únicamente el dinero, sino la política de protección a menores que se abandonan en pornografía infantil, turismo sexual, desnutrición crónica, embarazo adolescente, abuso sexual, deserción escolar y mortalidad infantil. Gobiernos federal, estatales y municipales, de miras cortas, no generar políticas públicas efectivas y sólo gastan el presupuesto irresponsablemente.

De los mil 177 programas dirigidos a niñas, niños y adolescentes, básicamente en el sector salud, educación y protección, los resultados son para llorar.

El gasto en salud para la infancia se ubica en el mismo lugar que en 2013, solo que con 6.3 millones de mexicanos más, y tiende a la baja, ya que mientras en 2017 representó 2.7% del PIB, para el 2018 será 2.5%.

En educación, las reducciones son de 4.3% para el Programa Nacional de Becas, 5.3 en educación básica y 1.2% en educación media superior. Un fracaso, pues.