Ciudad de México.- El Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, señala que las aseguradoras no responden ante daños causados por terremotos o huracanes, salvo previa estipulación en el contrato, por lo que llama incluir por “default” a los terremotos en los contratos de seguros para bienes inmuebles.

En la sociedad mexicana escasamente existe la cultura de contratación de seguros para proteger sus inmuebles, además de que las pólizas básicas no cubren estas afectaciones, la legislación no incentiva a que se incluyan tales rubros automáticamente.

En la Investigación realizada por el IBD “Seguros contra daños: una herramienta de prevención” señala que “a pesar de existir aproximadamente diez iniciativas de reforma a la Ley en la LXIII Legislatura, ninguna refiere modificaciones en el contrato de seguro contra daños”.

“La composición de la cartera de daños se distribuyó de la siguiente forma: Automóviles 50.5%, diversos 13.25, terremoto 10.9%, incendio 8.5%, marítimo y transportes 7.3%, Responsabilidad Civil, 6.1%; Agrícola, 2.6%; Crédito, 0.6%; Crédito a la Vivienda, 0.3%; y Garantías Financieras, 0.01%” apunta la investigación realizada por el IDB.

Este asunto se priorizó a partir de las afectaciones en el país tras los sismos del mes de septiembre, como prevención ante desastres naturales.

Sin embargo, también es una tarea que requiere de la participación ciudadana para establecer la cultura de la prevención y poder actuar de manera eficaz ante cualquier hecho catastrófico como el sismo de 7.1 grados en la escala de Richter del 19 de septiembre.