¿Cuál es el gusto de los hombres?

7280
Raquel Bigorra

La lista de las famosas que se han dejado ver sin maquillaje en las redes sociales crece por día. Parece que se ha puesto de moda. Mientras muchas usábamos los filtros de las redes para postear las mejores instantáneas, en Hollywood comenzaron a dejarse ver de cara lavada.

Thalía hace un par de días volvió loco el Instagram con su foto sin maquillaje. A sus seguidores les encantó y seguramente también a su marido. Hay que recordar que fue Tommy Mottola quien le quitó un poco las lentejuelas y la motivó a verse más casual, en jeans, botas bajitas y camiseta, cuando grabó su 1era fila.

Malillany Marín se unió a
la moda

Thalía revolucionó el mercado latino. Mientras la mayoría andábamos sin poder respirar en corsets, shakiras y tacones de 10 centímetros, ella se atrevió a salir en jeans y tenis.

Las latinas somos bien presumidas. Hay que reconocer que nos sentimos inseguras sin una enchinada de pestaña, un bile, y unas chapitas en las mejillas. ¿A poco no siente que algo le falta si sale de cara lavada? Yo por años en televisión usé pestañas postizas, pero hace un mes me dije: ya no más. Vámonos por un look más casual y no saben de la tediosa rutina de la que me he liberado. Siempre mi marido me dice que menos es más, que no me produzca tanto, que me veo más chava sin crepé y sin tanta producción. Pero yo siempre termino metiendo la mano en el bolso de maquillaje. Poco a poco he ido relajándome y he dejado atrás la mala costumbre de colgarme hasta el molcajete.

Alicia Keys destaca por no
usar maquillaje

¿Pero quién tendrá más pegue? ¿Cuál será el verdadero gusto de los hombres? ¿Mujer de cara lavada o con maquillaje? Recientes estudios en el Reino Unido revelaron un dato curioso. Un grupo de investigadores reunieron a mujeres de cara lavada y luego les entregaron un kit de maquillaje. Les pidieron que se arreglaran como si fueran a una cita de noche. Otro grupo de hombres, cuando les mostraron a las chicas de cara lavada, se sintieron más atraídos por ellas que por las mismas mujeres con labial, rímel y polvo.

Sin embargo de este lado del mundo, el tema cambia. Colombia intentó hacer el mismo experimento para revelar el gusto de los latinos por las mujeres. Vaya sorpresa que se llevó el sitio de internet que lanzó la encuesta al darse cuenta que de este lado del charco, el hombre latino tiene gustos muy diferentes.

Thalía se ve guapísima como siempre

En un portal para citas, las que más peticiones tuvieron fueron las maquilladas. Sí señoras, el latino nos prefiere “producidas“. Ahora, una cosa es darse una manita de gato y estar presentable y otra es meterse a la alberca con rímel de aceite de mamey y bile indeleble. Salir a la calle con dos capas de base de maquillaje y con unos correctores tan marcados que en lugar de lucir una piel fresca parecemos mapaches, es algo muy distinto. Yo digo que debemos buscar una media. No fodongas, pero tampoco que parezcamos vedette de los 70’ s. Hay unas que salen hasta con unas colas de caballo postizas que parecen que van al ballet de Milton Gío en lugar de ir a una cena con el marido.

También decidí subir una foto sin maquillaje

Hay tanta información en internet que es fácil tener acceso a lo que está de moda. Es más, hay hasta una aplicación donde puedes ver cómo lucirías con el cabello rubio, oscuro, corto o largo. Es importante sentirnos lindas y seguras. Vernos al espejo y estar contentas con lo que vemos. Arreglarnos para nosotras, también para nuestra pareja. Oler rico, estar limpias y presentables, pero a nadie nos cae mal una orientadita. También es importante escuchar a las personas que nos quieren. Si el marido, por ejemplo, nos dice que le gustamos más de pelo largo, ¿por qué no creer que nos lo dice en buena sonda? O mejor aún, ¿por qué no darle gusto? Mírese al espejo y escuche también su sentido común. Recuerda que en Europa triunfan las que se acaban de levantar, pero de este lado, una manita de gato, aunque sea leve, nos subirá el raiting. Recuerde no dejarse caer y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.