Galileo Galilei

No cabe duda que los legisladores morenos en la ALDF, mostraron que tienen la piel muy delgada, porque mientras en San Lázaro, sus compañeros de partido piden quemar en leña verde a las diputadas priístas Arlet Mólgora Glover y Jasmine María Bugarín, por gritarle eeeeeh puuu… a su colega de Morena Mario Ariel Juárez, a la Asamblea la califican de ser un antro.

La pregunta es, qué tanto han abonado los morenos para que la ALDF tenga este calificativo.

No hay que olvidar que el actual coordinador de Morena en la ALDF, César Cravioto y el presidente de Morena en la capital, Martí Batres, tienen cuentas pendientes con la justicia por el caso de “Casitas del Sur” y de eso no dicen nada, le apuestan al olvido. Con ese tipo de arengas, entorpecen los trabajos legislativos en la Asamblea y eso no quieren los capitalinos que los eligieron.

Ahora bien, recordemos que la diputada morenista Flor Ivone Morales, fue destituida como presidenta de la mesa directiva de la ALDF, por no estar a la altura del cargo y por su favoritismo hacia los legisladores de su partido.

Cuando no podemos o no queremos sacar adelante las cosas, se nos hace fácil culpar o responsabilizar a los demás.

Los capitalinos no quieren saber de pleitos estériles en la ALDF. Los miles de damnificados por el sismo del pasado 19 de septiembre piden, exigen que todos se pongan a trabajar y les solucionen sus demandas de vivienda, agua potable, educación, movilidad, salarios mínimos que alcancen y trabajo.

Vale la pena recordar que miles de estudiantes aun no han regresado a las aulas por el mal estado en que quedaron los planteles educativos, ocasionado por el temblor.

Pareciera que los morenos perdieron la brújula porque hasta ven como una medida positiva el desmantelamiento del aeropuerto capitalino, sin tomar en cuenta que se perderían alrededor de 450 mil empleos.

Diputados de diversas fuerzas políticas en la ALDF, le apuestan a que la terminal aérea siga operando para que la Ciudad de México, tenga su propio aeropuerto.

Ahora bien, en torno al proyecto de la empresa de termovalorización que se prevé se construya en el Bordo Poniente, hay que recordar que está proyectada por y para los trabajadores con la aportación de 4 mil 500 toneladas de basura diaria, y si eso no lo entienden en Morena, pues qué lamentable.

Los tiempos del todo o nada ya cambiaron, aun cuando es la política que dicta el mesías tropical