Lo bueno y lo malo (parte 2)

43

tigrebilly@hotmail.com

Las trabajadoras insisten en que haya un fallo acorde con la violación de sus derechos humanos pues oficialmente se reconoce que todas las autoridades en el ámbito de sus competencias deben promover, respetar, proteger y garantizarlos.

Es así que las indagatorias se han reabierto. Y pese a que en recientes años se recabaron más informaciones y testimonios, nada ha prosperado. Incluso en junio de 2015 el semanario Proceso informó que en oficinas del Canal Judicial se encontró polvo blanco por lo que “de inmediato dieron vista a la PGR para que el Ministerio Público Federal determinen o no si se trata de una droga lícita y si la cantidad encontrada es para consumo personal dentro de los parámetros permitidos”.

El reporte de Jorge Carrasco indicó que tras el hallazgo, tres funcionarios del Canal Judicial presentaron su renuncia, empezando por su director, Enrique Rodríguez, quien decidió separarse del cargo a partir del 15 de marzo. De acuerdo con fuentes judiciales, la Contraloría tiene un expediente abierto en su contra, pero el exfuncionario asegura que las investigaciones no apuntan hacia él.

Los otros dos que renunciaron fueron el subdirector de Información, Francisco Barradas Ricárdez, y el director de área Alberto Villa Dávalos, quienes se separaron del Poder Judicial en forma inmediata. “Barradas, se indicó en la agencia APRO, había sido denunciado por trabajadores del Canal de consumir bebidas alcohólicas en horas de trabajo, además de maltratar al personal, pero las quejas fueron ignoradas por el entonces presidente de la Corte y el resto de los ministros, a quienes los afectados les enviaron cartas anónimas e incluso una firmada”. Rodríguez, que dirigía el canal desde agosto de 2007, fue investigado por una queja de hostigamiento laboral. Pero fue absuelto por la Contraloría al considerar que la queja no estaba fundamentada. La denunciante, Brenda Karina Ornelas, aseguró a Proceso (edición 2000) que el acoso en su contra comenzó cuando se negó a decirle a la Contraloría que la entonces novia de Rodríguez trabajaba en el canal, “cuando sólo cobraba”.

Exreportero de Televisa, Rodríguez aseguró entonces en entrevista con Proceso que las acusaciones eran infundadas y por eso habían sido desechadas por la Contraloría. Sostuvo que él era el primer interesado en que se investigaran las denuncias en su contra y contra sus colaboradores más cercanos. “Soy un hombre íntegro y honesto, y lo he demostrado. Puedo ver a mis hijos y a mi esposa a los ojos. Soy el principal afectado de todo esto”, dijo a la cadena Radio Fórmula. Sin embargo, las acusaciones de muchas víctimas del acoso se sostienen y no han desaparecido a pesar de que, como se expresó al principio, los principales involucrados hayan renunciado