Suspenden ejecución de preso de 69 años.

74

Minutos de angustia vivío Alva Cambell, un preso de 69 años en Ohio, luego de que su ejecución fuera suspendida por que los enfermeros no lograron encontrarle la vena para la aplicación de la inyección letal.

Fueron cerca de 30 minutos los que Alva estuvo atado a la camilla mientras los enfermeros palpaban su cuerpo en busca de una vena, sin éxito alguno, por lo que la ejecución tuvo que ser suspendida, y él regresó a su celda.

Al evento acudieron familiares de su víctima, Charles Dials, un chico de 18 años al que asesinó de dos tiros en la cabeza en 1997.

Tras la fallida ejecución, los abogados de Cambell pidieron una pena menor para su cliente, quien sufre de una obstrucción pulmonar grave, se mueve con andadera y arrastra una bolsa de colostomía, sin embargo las autoridades no se han pronunciado al respecto.