Carístico, sin máscaras

Cumple el sueño de un joven enfermo de cáncer y leucemia, pues fue hasta su casa para orar junto con él por su salvación

230

Ecatepec, Estado de México.– La grandeza la demuestran los grandes arriba y abajo del cuadrilátero, y Carístico dio visos de ello al acudir hasta el humilde hogar del joven Fernando Zermeño, ubicado en Jardines de Morelos, en Ecatepec, para cumplirle su sueño de conocerlo, y sobre todo apoyarlo en el difícil trance que atraviesa en estos momentos en los que mantiene una encarnizada lucha por vencer el cáncer y la leucemia que padece desde hace cuatro años.

La estación radiofónica La Z y BASTA! fueron los canales para consolidar este emotivo encuentro entre Fer y su ídolo, en donde ambos intercambiaron palabras y la forma en que cada uno lucha arriba y abajo del ring por alcanzar sus metas.

“Para mí significa muchísimo como luchador y ser humano que una persona como Fer se inspire en mi personaje para seguir luchando contra esa terrible enfermedad que es el cáncer; eso me llena el corazón, y si tengo que apoyar en algo, de verdad que lo haré con mucho gusto. Porque así como él lucha día a día, yo también lo estoy haciendo arriba del ring por superar a mis adversarios y pase lo que pase, en lo que yo pueda ayudar, encantado de la vida”, dice el enmascarado.

 

 

Las palabras del gladiador casi arrancaron las lágrimas del joven, quien con la voz entrecortada asegura: “Más que nada, además de los consejos que me ha dado Carístico, me ha enseñado lo que es la lucha diaria, de no dejarme vencer y dar el todo por el todo a más no poder, pues él a pesar de las lesiones y todo lo que haya pasado en su vida, es un triunfador; él me ha inspirado a seguir adelante y no claudicar ante la adversidad”.

Recuerda cómo desde muy niño le comenzó a gustar su personaje desde que era Místico, su simbolismo y todo lo que llevaba la máscara. “Es algo muy espiritual, desde que comencé a seguirlo y se convirtió en mi ídolo; inclusive, cuando se fue a la WWE y luchaba con otro nombre (Sin Cara), yo continuaba admirándolo, y ahora que regresó a México como Carístico, fue que busqué acercarme a él y gracias a ustedes pude cumplir con este sueño, y ahora me doy cuenta que no me equivoqué, pues es una gran persona y excelente ser humano.

“No sólo me ofreció su ayuda incondicional, sino que me invitó a verlo luchar a la Arena México junto con mi familia; fue algo verdaderamente sorprendente para mí, pues él personalmente me dio los boletos, me atendió y me pidió que por nada del mundo me dejara vencer”, finaliza.

NO DEJA DE LUCHAR

»» Carístico, ¿qué significado tiene para ti que una persona como Fer se inspire en tu personaje para seguir luchando por su vida?

Somos gente que siempre hemos luchado por muchas cosas, y la gente se refleja mucho en nosotros los deportistas; desde que yo luchaba como Místico siempre he tratado de apoyar a la gente, siempre he dicho: ‘nunca hay que vencernos, siempre hay que pelear hasta más no poder’, porque podemos lograr nuestros sueños y cumplir nuestras metas, si él (Fer) quiere cumplir una meta estoy seguro que lo va a lograr luchando día a día. Si Fer se inspira para seguir luchando por su vida, eso me hace a mí, como ser humano y como luchador, redoblar esfuerzos y apoyar, pues si me tienen como ejemplo seguiré demostrándoles que pueden seguir logrando muchas cosas.

»» ¿Te gustaría crear una fundación o hacer algo para ayudar a enfermos de cáncer?

Por lo regular siempre trato de ayudar, sin mostrarme mucho, de manera anónima, no me gusta darme a notar, me gusta hacerlo de corazón; por ejemplo, ahora en el temblor me puse de voluntario y me fui a cargar piedras, a ayudar, son cosas que a uno le nacen, pero lo hice sin máscara para no darme a notar. Yo soy del Barrio de Tepito, y me considero igual que ellos, luchando día a día, y para mí todo esto es algo maravilloso; si yo puedo apoyar lo voy a hacer con todo gusto, porque yo me he reflejado en todo eso.

»» ¿Cómo hacerle para que un ídolo como tú siga siendo humilde y mantenga los pies en el piso?

Todo eso depende de cómo te eduquen, de tu familia, de tus profesores. Yo solo he tenido dos profesores, mi padre: El Dr. Karonte y Tony Salazar, que es uno de los maestros de la Arena México, pero también me han apoyado Franco Colombo y El Satánico, dos leyendas de la lucha libre; ellos me han ayudado mucho para mantener los pies en el piso, me han inculcado día a día que el personaje es el famoso, el personaje es el que te hace lucir donde sea, y yo lo que debo de hacer es tener los pies sobre la tierra y ser humilde siempre. Me preocupo por el público y lucho por él y para él. Trato de ganarme al público día a día, y sólo se hace siendo una persona humilde, para mí es algo muy padre, haber pisado tantas empresas y traer campeonatos de otros países, como Japón, y que la gente y los aficionados me lo reconozcan es algo maravilloso.

»» ¿No tienes sentimientos encontrados cuando luchas y el público te corea con el nombre de tu personaje anterior?

No, al contrario, eso me llena de orgullo, porque quiere decir que si están hablando es porque yo lo he logrado. Respeto mucho a mi compañero Místico, La Nueva Era, pero si la gente cada que grita Místico me señala a mí, pues les tengo que responder, porque el público nos hace ídolos, nos hace estrellas y tiene derecho a irse a aplaudir, a divertir, apoyar, y si la gente me sigue recordando como Místico y me grita Místico, pues va a ser bienvenido.

»» ¿Te costó trabajo echarte de nuevo al público a la bolsa?

Sí, pero a veces hay derrotas que te saben a triunfo, como ahora que perdí el trofeo de La Leyenda de Plata con Volador Jr, perdí la lucha y lo reconocí, pero me gané de nuevo al público de la Arena México, y eso no tiene precio, la gente me ovacionó como si hubiera ganado, y esa derrota me supo a triunfo más que un trofeo; el público y el aplauso es algo maravilloso.

»» ¿Buscarás la revancha con Volador?

No me desespero y pienso las cosas antes de hablar, porque siempre cae más pronto un hablador que un cojo. Vamos a ver hasta dónde quiere llegar el señor, mientras que le crezca un poco más su cabellera. Lo que él no hizo en cinco años, yo lo estoy haciendo en poco tiempo, y si tengo que apostar mi máscara contra él, contra Último Guerrero o Mephisto, lo voy a hacer, porque quiero ser una vez más el amo y señor de los viernes espectaculares en la Arena México.