Diario Basta!

Presupuesto de CDMX (parte 2)

El coordinador de la bancada de Morena en la Asamblea Legislativa, César Cravioto Romero, solicitó, luego de una reunión con diputados locales, federales, delegados y con el presidente del Comité Estatal de Morena, Martí Batres, un presupuesto 2018 destinado prioritariamente para la reconstrucción.

Cravioto Romero calificó de irresponsable que Miguel Ángel Mancera y sostuvo que tanto el presupuesto 2018 que se apruebe en la Asamblea Legislativa, como el que se decrete en la Cámara de Diputados, tiene que ser enfocado en la reconstrucción, pero, además, deben de ser recursos que se encuentren debidamente etiquetados para evitar que se empleen en otros fines. Recordó a los diputados federales y al jefe de Gobierno, que hay miles de capitalinos que están todavía en las calles de la ciudad, que no tienen dónde quedarse, que padecen de desabasto de agua, y que hay miles de niños que todavía no pueden regresar a tomar clases en sus instalaciones educativas.

El coordinador de la bancada informó que en la Asamblea Legislativa se presentará un dictamen para que se autorice que los remanentes federales que corresponden a la Ciudad de México se utilicen para la construcción de una planta de residuos sólidos. El Gobierno local debería de enfocarse en atender el problema de desabasto de agua potable que existe en Coyoacán, Tlalpan, Tláhuac, Iztapalapa, Xochimilco, y otras delegaciones, donde el sismo dañó las tuberías.

“No tenemos una atención prioritaria por parte del Gobierno de la ciudad para reconstruir esa infraestructura hidráulica, y tampoco vemos un programa para dar abasto gratuito de agua a través de pipas en esas zonas”, denunció Cravioto Romero, quien agregó que otro problema apremiante es la reconstrucción de las escuelas en la capital del país, pues existen miles de niños que aún no tienen clases.

Y mientras Miguel Ángel Mancera Espinosa no defina su situación de o se va o se queda, lo que es un hecho, es que centenares de familias capitalinas ya comienzan a desesperarse pues la ayuda oficial ha sido lenta, insuficiente e ineficiente. Y en algunas zonas la delincuencia está desatada