“El monstruo está dormido”

36
El Gato prefiere no perder el buen humor; a pesar de que el equipo no anduvo bien
El ofensivo argentino ofrece disculpas a la verdadera afición de Pumas, pues sabe que le quedaron a deber en el torneo

Ciudad de México.- Las nuevas promesas sonríen, sus rostros son presuntuosos. Estar en la cueva felina por supuesto que les produce mucho orgullo.

El entorno a simple vista es uno amable, jovial y hasta bondadoso; sin embargo, en las entrañas de Pumas las cosas no andan bien, pues hoy deben lidiar con ser el último de la tabla general.

Esta situación, que va en contra de la tan pregonada grandeza del club, la tienen que apechugar los elementos del primer equipo, esos mismos que hasta soportaron improperios de parte de un grupo que, más bien parecía amenazante o exigiendo cuentas.

Y Mauro Formica, quien llegó con calzador a la institución felina, pues en las entrevistas previas a su arribo siempre se dijo cómodo en su anterior cuadro, con ganas de quedarse, hoy un tanto aclimatado a lo que es Universidad, lanzó frases que apuntan a que quieren revancha para la siguiente temporada, para la cual espera mantenerse en el seno auriazul.

Se viven con mucha intensidad los últimos entrenamientos

De hecho, el argentino se sinceró y hasta etiquetó lo que fue para la escuadra estudiantil su última participación: “ha sido una lástima”.

Mientras, envalentonado, lanzó una frase, o más bien lo que para él es un dicho, pues aseguró que el conjunto de la UNAM “es un monstruo que está dormido”.

Formica, quien suma 729 minutos en el actual certamen, ratificó que “es una lástima la campaña que hemos hecho, no nos alcanzó para ganar algunos partidos, algunos hemos merecido, otros no, tenemos que hacer una fuerte autocrítica, saber que hicimos bien y que hicimos mal para lo que viene”.

Y, sin desmarcarse de la responsabilidad, o lanzarles el balón a los demás, El Gato aceptó que repartir culpas, sin que sea un ejercicio sano, apuntaría sólo a los futbolistas, porque son los únicos protagonistas y quienes de alguna manera pudieron cambiar la cara a una competición tan paupérrima.

“La culpa es de todos, los que estamos en la cancha somos los jugadores, somos los máximos responsables. No hemos sacado los resultados que pretendíamos. Hoy estamos en una posición en la cual estamos tristes, quizá la merecemos, no se trata de merecimientos, hay que ganar, estamos en una posición que nos duele muchísimo, hay que replantearnos muchas cosas”.

HUMILDAD

Gerardo Alcoba se impone en el juego aéreo

El volante ofensivo, quien ya entrado en la charla, aceptó que su posición ideal es atrás de los atacantes, y no como un ‘9’ nominal, igual se dio tiempo para mostrar su pena con la gente que sigue al equipo y que siempre está para apoyar, sin importar los momentos.

“La verdad que estamos en una posición que nos da mucha bronca, nos sentimos muy tristes y sólo tenemos agradecimiento para la gente que se acerca y nos apoya, más que nada pedirle perdón por el torneo que estamos haciendo.

“Esta semana nos enfocaremos en el último partido para terminar con un triunfo. Nos sentimos con una vergüenza deportiva muy importante, el ánimo no es muy bueno, pero somos futbolistas y tenemos que salir adelante”.

El pampero asume que fallaron en la temporada, de ahí que hoy les toca ponerle el pecho a las balas, pero siempre pensando en que vendrán tiempos mejores la siguiente campaña, porque además insistió en que por ahora “el monstruo está dormido”.

Alfredo El Pollo Saldívar, portero titular de los felinos

“Hubo muchos cambios en el torneo, tuvimos tres técnicos, pero nosotros somos los culpables y entonces tenemos que salir a dar la cara. El futbol es así, se trata de buenas y malas rachas, es una situación que no queríamos y nos da mucha tristeza”.

Finalmente, dijo que ahora mismo no se ocupa de su futuro, pues esa es decisión de la directiva, pero también se dijo confiado porque aún tiene contrato con los universitarios, al tiempo que mantiene una espina clavada, porque sabe de su real nivel para poder trascender en una organización de tanta prosapia y tradición en el futbol azteca.

“Sé que puedo dar mucho más, al final agarré ritmo, pero estoy muy triste por el presente del equipo. Tengo sed de revancha (para el próximo torneo)”.