Intensos hasta en el interescuadras

49

 

El América recupera a los lesionados y se prepara de cara al cierre de la Liga MX y las Semifinales de Copa MX, ante Rayados del Monterrey

Ciudad de México.- Los gritos del arquero Óscar Jiménez eran constantes: “Hey Pablo, atrás”; “presiona Vargas”; “buena, tienes por derecha”.

El cancerbero, quien ante el viaje de Agustín Marchesín con su selección, se perfila para ser el titular en el juego ante el Monterrey, correspondiente a las Semifinales de la Copa MX, ordenaba a su zaga en el interescuadras que tuvo ayer el América, al final del entrenamiento de en sus instalaciones de Coapa.

Divididos en dos grupos, la plantilla que participó en dicho encuentro interno peleó cada esférico dividido, disputó la posesión sin importar que el de enfrente fuera su compañero; el árbitro improvisado fue el propio técnico, Miguel Herrera, que no concedió faltas, permitió que se jugara con la pierna fuerte.

Así se lo hizo sentir el defensa Pablo Aguilar a Manuel Pérez, cuando éste se aproximó al área y fue derribado por el paraguayo ante la mirada complaciente del Piojo, “que se levante”, todavía atizó el zaguero.

 

 

Dos tiempos de 15 minutos que no sirvieron para declarar un ganador en el partido celebrado en la cancha principal del complejo americanista y, por eso, como en la cascarita del barrio, se definió con el famoso gol gana.

Una combinación entre Carlos Orrantia que mandó un centro por izquierda, Silvio Romero que controló el servicio del Charal con el pecho para habilitar a Guido Rodríguez, que remató de volea, culminó el interescuadras, el equipo perdedor fue el de Jiménez, que portaba casacas color naranja. La celebración se limitó a un choque de palmas entre los argentinos, Herrera hizo silbar su ocarina para que los ganadores y vencidos se encaminaran a rehidratarse y estirar los músculos, pues el ensayo había terminado.