¿Cuándo la terapia no funciona?

8188
Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Acabo de leer que Mariana Ochoa y su esposo están atravesando por una severa crisis de pareja. Me alegró saber que no todo está perdido en la relación y hasta están pensando en acudir a terapia matrimonial para volver a retomar la relación amorosa que tenían de recién casados.

Ciudad de México(26/10/2017).- Alfombra hombres revista GQ México. PHOTOAMC

A veces debemos atravesar duras pruebas y tensos momentos en el matrimonio. Lo sé y los he vivido. Lo que requiera, lo que demande la situación y lo que sea necesario hay que hacer para retomar el camino de la felicidad en la vida en pareja.

Tomar terapia es una maravillosa herramienta, pero hoy quiero citar algunos puntos que debes tomar en cuenta si estás pensando que es la solución. Es maravilloso acudir con un especialista en relaciones, pero tiene sus puntos a considerar.

Cuando los esposos están dispuestos a recibir ayuda para resolver muchos de los problemas que por ellos mismos no puedan resolver, es favorable. El tema es cuando uno de los dos acude por compromiso. Quizás ya está completamente convencido o dio por terminada la relación y no está dispuesto ni a cooperar ni a llevar a cabo los cambios que sugiera hacer el especialista.

Cuando el problema es individual y no de pareja, tampoco hay terapia en pareja con éxito. Se debe tomar terapia individual y atender los problemas no resueltos quizá desde la niñez.

Cuando uno obliga al otro, y la pareja no coopera en la sesión, no hay mucho avance.

Cuando no están cómodos con la terapia y no están abiertos a hablar de temas íntimos, como los temas sexuales, por supuesto que no hay terapia que logre un cambio.

Puede ser que el terapeuta no sea el adecuado. Y no debes darte por vencido. Puede ser que la orientación que estén recibiendo no sea la que los llevará al éxito.

Hay parejas que tiran la toalla y dicen: Es que ni la terapia nos funcionó. Muchas veces es el especialista, no es culpa de los cónyuges; no es que no se puedan solucionar las diferencias.

Algunos terapeutas en pareja también hablan que cuando el problema tiene una historia tan larga que el daño emocional es demasiado grande como para ser reparado; las sesiones deben ser más intensas y muchas veces no ven con buenos ojos el tratamiento. Pero yo no creo en imposibles.

Creo en voluntades. Así que vayan desde este Manual todas las bendiciones y buena vibra para Mariana Ochoa y su marido. Si es cierto que están pasando por una crisis, les deseo sabiduría y paciencia. Si están dispuestos a tomar terapia, se los aplaudo y les deseo que el especialista encuentre el buen camino que los ayude a trabajar y mejorar en la relación. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.